sábado, 17 de febrero de 2018

La precarización laboral de las personas con discapacidad en la era macrista

Mi nombre es Natalia Verónica Gulino y tengo 35 años. Soy una persona con discapacidad y me eduqué en la escuela pública, siendo mi ingreso a comienzos de los años 90, cuando todavía se hablaba poco y nada de la inclusión educativa de niños con discapacidad en los colegios comunes. Con gran esfuerzo y perseverancia logré culminar el secundario en el año 2001, 15 días antes que explote socioeconómicamente el país.
Quiero denunciar la situación de precariedad laboral por la que me encuentro pasando desde hace casi 10 años en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en COPIDIS, que es la Comisión de Discapacidad del Ejecutivo Porteño, siendo yo una persona con discapacidad. Me pagan menos del salario mínimo, vital y móvil. No cobro aguinaldos y tampoco me proporcionan ART ni cobertura médica. Año tras año me amenazan con no renovarme el contrato y cuando se renueva el mismo, suelo pasar muchos meses sin cobrar, no contando con ninguna otra ayuda social de ningún tipo, con el agravante de ser perseguida y hostigada por negarme rotundamente a realizar trabajos partidarios para la alianza PRO-CAMBIEMOS.
Desde hace muchos años vengo peleando por mi estabilidad laboral, la que es un derecho y no logro ser escuchada por ninguno de los funcionarios de turno.
Es insostenible y muy injusto seguir trabajando de este modo, cuando además, es amplia la legislación laboral vigente que me ampara, ya que, entre otras cosas, regula un cupo en el Estado que está reservado exclusivamente para personas con discapacidad. Dicho cupo, tanto en Nación como en Ciudad, no es un tope, sino mínimos que deben cumplirse y en casi ningún organismo los cumplen porque no les interesa la empleabilidad formal de las personas con discapacidad.
Mi reclamo concreto es el inmediato pase a la planta permanente con el reconocimiento de la antigüedad acumulada a lo largo de los más de 9 años trabajados en forma totalmente precaria, trucha e ilegal y la actualización salarial correspondiente.
Natalia Verónica Gulino
D.N.I.: 29.905.986
nataliagulino@gmail.com
Más:
En medio del recorte de pensiones a la discapacidad, Michetti quiso dar cátedra

viernes, 16 de febrero de 2018

El funcionario macrista que escondió plata en Andorra no le devuelve un pañuelo a las Madres

El subsecretario general de la Presidencia, Valentín Díaz Gilligan, ocultó 1,2 millones de dólares en Andorra, un paraíso fiscal que queda entre España y Francia y donde hasta el pasado año regía el secreto bancario. El dinero permaneció en una cuenta en la Banca Privada d’Andorra (BPA) a nombre de Line Action, una empresa británica de intermediación de jugadores de fútbol que pertenecía en su totalidad a la mercantil panameña Nashville North Inc.
Lejos de negar la información develada por el diario español El País, el funcionario macrista virtualmente se autoincriminó como testaferro del empresario futbolístico Francisco Casal: "Él tenía problemas en su país y me pidió el favor. Tenía un juicio con el fisco que ganó y no podía figurar. Confiaba en él. La plata nunca fue mía. Además, yo no ejercía entonces cargo público. Era asesor y facturaba como autónomo".
La cuenta de Line Action tenía en diciembre de 2014 un saldo de 1,2 millones de dólares y se nutría de transferencias de clubes de fútbol uruguayos. Casal opera en ese mercado desde hace décadas.
Actualmente, Díaz Gilligan es integrante de la Comisión Directiva de River Plate (Argentina), luego de haber sido asesor de la fundación de la institución millonaria. Es el segundo de Fernando de Andreis, secretario general de la Presidencia, uno de los funcionarios de máxima confianza del presidente Mauricio Macri, que manejó personalmente el retorno de la televisión del fútbol argentino al sector privado.
Días atrás, Díaz Gilligan se vio envuelto en otra polémica al defender la decisión del gobierno nacional de no devolverle a las Madres de Plaza de Mayo un pañuelo ensangrentado que habían donado al Estado nacional.
"Tenemos una carta hecha para reclamar lo que las Madres le dimos a Cristina (Kirchner) para el (entonces) Museo del Bicentenario. Ahora lo pusieron como un museo que hicieron ellos. Yo no les voy a dejar ahí las cosas que llevamos las Madres. Me parece de terror. Me las van a tener que dar, quieran o no", afirmó Hebe de Bonafini, presidenta de la agrupación.
Fue en medio de la polémica por la muestra que el macrismo le dedica a los genocidas de la última dictadura cívico-militar en el Museo de la Casa Rosada: finalmente, por la repercusión del caso, el gobierno de Mauricio Macri decidió sacar de allí una foto de la última dictadura, en la que se veía sonrientes a los dictadores Leopoldo Galtieri, Rafael Videla y Roberto Viola.
Díaz Gilligan aseguró que el gobierno nacional está "muy orgulloso de la muestra que hoy tiene el Museo Casa Rosada. En el caso del pañuelo de las Madres para nosotros tiene un valor muy importante, muy simbólico, porque representa una época a la que no queremos volver en el país y ella representan una lucha que queremos que esté exhibida en el Museo".
El histórico pañuelo, manchado con sangre de la presidenta de Madres de Plaza de Mayo durante una represión en una manifestación, había sido donado al entonces Museo del Bicentenario, en la gestión de Cristina Kirchner.
"Aparición con vida de los desaparecidos / Madres de Plaza de Mayo", reza el bordado sobre el pañuelo que retiene Díaz Gilligan.
Más:
Fifagate: Casal le gana caso al socio de Clarín

miércoles, 7 de febrero de 2018

Córdoba: pueblada contra el aumento de la luz

Miles de vecinos de la ciudad cordobesa de Río Tercero (110 kilómetros al sur de la capital) lograron impedir la aplicación de un aumento de hasta el 100% en las tarifas de luz y agua por parte de la Cooperativa de Obras y Servicios local, que se vio obligada a convocar a una asamblea extraordinaria para el 21 de este mes.
Los directivos de la entidad, acusados de diversos actos de corrupción, prometieron no cortar el servicio hasta esa fecha a aquellos usuarios que no puedan pagar el incremento desmedido.
Los ciudadanos venían realizando diversas protestas en las últimas semanas, pero en la noche de este lunes llevaron a cabo una manifestación que convocó a miles de riotercerenses. Varios de ellos tomaron el micrófono enfrente del edificio de la Cooperativa y acusaron a la familia Badino (Luciano es el actual presidente, que reemplazó en el cargo a su primo David) de malversar los fondos de la entidad y estafar a los usuarios.
Ayer al mediodía volvieron a convocarse en el mismo lugar y lograron que un representante cooperativo hablara, en reemplazo de Badino, que se encuentra de vacaciones. "Vamos a hacer una revisión de los costos", alcanzó a prometer, en medios de gritos generalizados de "Que se vayan".
Los vecinos mostraron boletas cuyos incrementos oscilan entre el 60 y el 100 por ciento, respecto al mes anterior. Además, reclamaron la eliminación del fondo extra para mantener el servicio de energía eléctrica, que la Cooperativa cobra desde hace varios años. Recalcaron que las cooperativas de la zona no lo aplican y allí se paga un servicio de luz más barato que en Río Tercero.
Un jubilado explicó que cobra el haber mínimo y la factura que debe pagar es de unos 2.000 pesos, el doble de la anterior. En este caso, el incremento se registra por el elevado consumo de agua, servicio medido en esta ciudad.
Desde la Cooperativa argumentaron que las subas están dadas por la quita de subsidios efectuada por el gobierno de Mauricio Macri, que en las elecciones del 2015 ganó en la ciudad por amplio margen.
Además, aseveraron que de los incrementos que determinó la proveedora Epec (Empresa Provincial de Energía de Córdoba) casi nada les queda.
En medio de insultos, los manifestantes se quejaron por la ausencia del intendente radical Alberto Marino, que en 2015 desplazó del poder al delasotismo-schiarettismo.
Por su parte, el edil opositor Alejandro Schwander (aliado de los Rodríguez Saá) recordó que en los dos últimos años el municipio subió las tasas de energía en un 300%.
Fuente Fuente Fuente

#Ahora hablan responsables de la coop.
Posted by Fmpower Argentina Powerargentina on martes, 6 de febrero de 2018
Más:
Córdoba: piden un millón de firmas para derogar la reforma previsional

martes, 6 de febrero de 2018

Hilo: la vida de una feminancy y michettóloga

"Soy Lupa.
Tengo 17 años, salgo con un imbécil. Empiezo la facultad. Se pasa meses diciéndome lo torpe que soy y cuestionándome porque "tardás demasiado para solamente hacer maquetitas".
Tengo 19 años, estudio arquitectura. En clase, se acerca un compañero, MMO, a preguntarnos a una compañera y a mí qué opinamos de la reforma de una cocina que tenía que hacer porque "ustedes saben de eso".
Tengo 20 años, rindo Historia con 10. Paso el siguiente mes escuchando a chabones explicarme cómo rendir "para no tener que leer tanto".
Tengo 21 años, mi primer trabajo en un estudio. Hacemos concursos. Sacamos un segundo premio, me pagan con un libro. A mi compañero varón, con un trabajo.
Tengo 22 años, trabajo en ese estudio (no, no me pagan). Mi jefe intenta levantarme. Mi viejo se enferma de cáncer, dejo de ir un tiempo. Me "despide" porque "mi mujer está celosa de vos".
Tengo 23 años, estamos en un taller. Mi profesor se la pasa pidiéndome que vaya al bar a traerle un café. No quiero. Se pasa meses haciéndome chistes en clase adelante de todos porque soy la que "no nació para servir".
Tengo 24 años, otro profesor que sabe que soy buena alumna me lleva a su estudio. Me paga 200 pesos. Son todos unos roñosos, y yo, la única que ordena y limpia su lugar de trabajo. Me dicen "Silvita" de ahí en más.
Aun sabiendo que soy la única que limpia y ordena, un compañero imprime una lista para que "todos" sepamos cómo tenemos que ordenar los archivos" (nota: éramos dos, él y yo, hola "todos"). Le respondo con otra nota, irónica, mandándolo veladamente a la mierda. Me invita a salir.
De ida y vuelta de ese trabajo, los de la obra en construcción de abajo me dicen cualquier barbaridad durante meses. Un día me paro y los puteo muchísimo. Llego al estudio y les cuento a mis compañeros: "estás loca", "sos brava eh", etc. Se pasan semanas burlándose "de mi carácter".
Tengo 25 años, estoy en la facultad haciendo un trabajo que después la cátedra mandó a Copenhagen a concursar. Corrección de mi grupo (2 chabones) con profesor. Llego un rato después, compañeras me cuenta que en mi ausencia el profesor preguntó cuál de los 2 me estaba garchando. Nota final de Proyecto Arquitectónico III. Mis 2 compañeros: 10. Yo: 8. Explicación con eufemismos: yo sólo "dibujé" las entregas y ellos pensaron los proyectos (se rascaron la chota durante meses, pero who cares).
Nunca más pisé la facultad.
Sigo trabajando un tiempo más en el estudio. A compañero le aumentan el sueldo, a mí no. Un día enojada, lo planteo. Respuesta: "sí, tenés razón, te había aumentado el sueldo mentalmente pero me olvidé de avisarte".
Paso atrás: tengo 24 años, estoy en la corrección de un trabajo para mesa de examen. El profesor no deja de mirarme las tetas. Mis compañeros se burlan: "¿Y qué querés...?". Dejo de ir a las correcciones. Nunca rendí esa materia.
Tengo 25 años y un blog de humor político. La mitad de los comentarios son: "qué gracioso sos chabón".
Tengo 26 años, empiezo piano con un profesor. Se burla de que me gusta la "música de minita". Pasan meses y resulta que soy mejor de lo que esperaba. Me toca la mano de manera rara, semanas. Dejo de ir. Me manda un mail disculpándose porque vino borracho a casa a "decirme cosas".
Tengo 28 años, huyo de la arquitectura pretendiendo ir hacia diseño gráfico. Me la paso viendo cómo chabones que "me doy maña" pegan laburos mientras para mí es "ah, no estudiaste diseño... Bueno, podemos probar tipo pasantía...".
Tengo 29 años y en mi cuenta de Twitter, desde entonces, día por medio, recibo respuestas de tipos que me explican cómo es lo que opino, me dicen qué hacer, me corrigen, me vuelven a decir qué hacer/pensar/opinar/sentir.
Tengo 31 años y hago catarsis acá porque no tengo aportes y estoy cansada. Tuitero estrella adorado por muchos me responde que es mi culpa y que si no reclamo mejoras que no me queje. Bloqueado.
Tengo 32 años, hace más de 10 que edito imágenes, manejo Photoshop, etc.
Cada cosa pelotuda que hago, aun sin arrobar a nadie, tiene indefectiblemente al menos un comentario de un tipo explicándome cómo sería mejor o más gracioso. O mejor y más gracioso.
Tengo 32 años y NUM me llevó a poder contar -no del todo, ok- situaciones de violencia que viví. En cada una, indefectiblemente, hay al menos un chabón que intenta explicarme la violencia, cómo es lo que viví, y que exageramos. A veces todo en el mismo pelotudo."Trabajás como hombre", "sos graciosa para ser mujer", "no puede ser, los Simpson no le gustan a las minas" (¿?), "podés mostrar las tetas y listo", "él tiene más experiencia", "igual sabemos que no te vas a casar nunca, por cómo sos", "ah, mirá, eso es más de tipo".
ETC, ETC, ETC".
Fuente
Más:
- Quería contarte algo. ¿Te acordás de mi ex, el que dejé el año pasado? Me encontró en un boliche, me sacó de ahí, me violó.
- Iba a contarte que aborté, pero empezá vos.

lunes, 5 de febrero de 2018

Hilo: "¿Chocobar o Zaffaroni?"

"No soy abogado, pero noto que los derechistas no leen o no quieren entender la ley y los progres directamente no debaten con fachos. Voy a intentar "llegar" a todos.
Primero que nada, si Chocobar tuvo que intervenir es porque no había más policía en el área, lo cual habla de una falla previa del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA) respecto a las cuadrículas y "zonas calientes" o a cuidar por cuestiones de turismo (La Boca - Puerto Madero - Recoleta) que no están asignadas.
Tampoco había policía para prevenir el robo, no solamente para correr y detener al delincuente.
En este punto ya podríamos anular el debate y preguntarle a Larreta, qué hace con los 30.000 efectivos de la Policía Federal, además de levantar kioskos de droga, prostíbulos y coimas.
Chocobar, por su estado físico, no puede correr a nadie, así que ni siquiera debería estar en la fuerza.
Adicionalmente, corre al delincuente con una mochila encima. ¿Acaso no le dió el reflejo para tirarla y correr? ¿Qué clase de entrenamiento reciben? Muy deficiente.
Leí a muchos decir que esto se arreglaba con la Taser, y déjenme explicarles por qué no. La Taser que Macri quería comprar tiene un alcance de solamente 10 metros. Chocobar disparó a una cuadra. La Taser se usa para inmovilizar a corta distancia, sin usar fuerza letal.
Por ejemplo, cuando no hay muchos policías y un solo agente debe dominar a un detenido que se resiste, en lugar de tirarle gas pimienta (cortísimo alcance) le tira con la Taser. No era el caso, no servía. Al margen de que sí ha provocado muertes (más de 500).
Chocobar no impidió ni previno que el delincuente apuñalara al turista, solamente cumplió la función de llamar a la ambulancia, correr, disparar y matar.
¿Y si además llamaba móviles/refuerzos?
Entonces, sin Taser, sin policía en la zona, tenemos a un policía de civil, fuera de estado, con una mochila que no arroja, no pudiendo correr y, que por comodidad, dispara por la espalda a un delincuente armado con arma blanca, produciéndole su muerte y produciendo un homicidio evitable.
¿Qué debería haber hecho Chocobar? Tirar la mochila, correr y, si no lo alcanzaba, pedir refuerzos, para que, como se suele hacer, pasen los datos por radio, dirección hacia la que corría y en pocas cuadras un patrullero lo detenga.
¿Ah, no había móviles? Volvemos al inicio: ¿dónde están los 30.000 efectivos de la Policía Federal y sus móviles? ¿Recaudando de la droga, prostitución y coimas? Entonces, ni Chocobar ni nadie va a solucionar el problema de la inseguridad, con zonas liberadas que maneja la policía y un gobierno cómplice.
Desde el punto de vista del macrismo, pareciera ser que quieren una especie de Dredd, el cual además de auxiliar de la justicia, imparta justicia y aplique la inexistente, en Argentina, pena de muerte.
Desde los sectores más de derecha también quieren eso.
Hay otro problema.
Si el caso Chocobar se vuelve algo frecuente, los arrebatadores saldrán armados con armas de fuego y van a disparar hacia atrás mientras huyen, por miedo a que algún Chocobar les tire.
¿Quieren ustedes estar en la calle y que pasen balas por al lado mientras un tipo escapa?
¿Qué va a pasar cuando empiecen a morir policías y civiles por balas perdidas de arrebatadores que huyen tirando? Total, ya están jugados, es eso o que algún Chocobar los mate.
¿Entienden que lo que pide la derecha y el macrismo es muy peligroso? Una suerte de Bope (Batallón de Operaciones Policiales Especiales) en la ciudad.
Claramente, desde mi punto de vista, esto se resuelve con menos desigualdad, más prevención policial, personal capacitado y armas no letales para el caso de delincuentes que huyen, pero es mucho pedirle a una institución tan corrupta como la policía y a los inútiles del GCBA".
Más:

miércoles, 31 de enero de 2018

Las nuevas #BecasProgresar favorecen a los estudiantes de mejor posición económica

Mauricio Macri relanzó ayer el programa Progresar, que ahora se llamará Becas Progresar y pasará de la órbita de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) a la del Ministerio de Educación.
Macri dijo que el monto de las becas aumentará un 15,7% en lo que es educación primaria y secundaria y los cursos de formación profesional, y en terciarios y universidades subirá como mínimo un 48%, con refuerzos en "carreras estratégicas".
Los montos del plan habían sido congelados por el gobierno de Cambiemos cuando asumió, en diciembre de 2015, y sus beneficiarios habían tenido problemas para cobrar la beca.
En esos dos años, la inflación acumulada fue de más del 60%, por lo que el incremento anunciado ayer por el presidente (15,7%) no llega a cubrirla.
La economista y docente de la UBA (Universidad de Buenos Aires), Lucía Cirmi Obón, marcó otros aspectos preocupantes de los cambios decididos por Macri en este plan que originalmente buscaba apuntalar el esfuerzo educativo de jóvenes de grupos vulnerables.
"El Progresar partía del conocimiento científico de que las desigualdades entre hogares hacen que los jóvenes de estratos más altos tengan mejor rendimiento académico que los de estratos más bajos: los ricos terminan los estudios, se sacan mejores notas y aprueban más materias", evaluó Cirmi Obón.
"La desigualdad social en el rendimiento académico ocurre porque los y las jóvenes de estratos más bajos se enfrentan más temprano a responsabilidades de cuidado, a tener que trabajar para bancar la familia, a un contexto de inestabilidad. O sea, no es que no encuentran incentivos para estudiar. Tienen menos tiempo, menos plata y menos estabilidad para estudiar", caracterizó en su cuenta de Twitter.
Quien fuera coordinadora del Progresar advirtió que "con las nuevas exigencias de rendimiento, los que tengan mejor situación socioeconómica (y por ende mejor rendimiento académico) van a recibir mejor ayuda del Estado, cuando debería ser al revés. Antes, la lógica era: necesitás más plata para poder estudiar mejor. Ahora es: sólo si estudiás mejor te vamos a dar más plata. Pero la realidad es que para poder estudiar mejor necesitás más plata. Es un loop".
"Ahora, una/un joven que tiene responsabilidades de cuidado -y que por ello puede cursar menos materias por año- va a terminar recibiendo menos beca que alguien que no tiene niños a cargo y que paradójicamente tiene menos gastos. A los estudiantes universitarios sin Becas Progresar se les exige una cantidad baja de materias aprobadas por año para mantener su condición de alumno. Ahora, justo al subgrupo que más les cuesta estudiar, le van a exigir más materias", se lamentó Cirmi Obón.
Más:
"Lejos de ser un plan, el Progresar es un derecho"

viernes, 19 de enero de 2018

Cuando Eduardo Amadeo aseguraba que Elisa Carrió fue "colaboracionista" de la Dictadura

Comparten actualmente el interbloque Cambiemos: Eduardo Amadeo, desde el peronismo macrista (si se permite la conjugación); Elisa Carrió, desde la Coalición Cívica post UCR. Ambos son filosas espadas mediáticas a la hora de defender al gobierno de Mauricio Macri.
Pero durante el kirchnerismo no compartían el mismo espacio, y hasta se criticaban fuertemente a través de los medios de comunicación.
En una columna de opinión en el portal La Política Online del 2010, Amadeo la emprendió contra Carrió en el marco de las múltiples disputas que se daban dentro del arco opositor, un año antes de que fuera derrotado ampliamente por Cristina Fernández de Kirchner con el 54% de los votos.
En dicho artículo, el actual diputado oficialista recordó el pasado de la chaqueña durante la Dictadura cívico-militar: "La vida personal de Elisa Carrió, en especial en lo referido a sus relaciones familiares, tiene episodios oscuros que alcanzan para generarle mucha culpa; pero - para no caer en su misma metodología- preferimos no comentarlos.
Pero su vida pública es pública; y sus datos pueden ser encontrados fácilmente en Google; y cualquier análisis superficial muestra buenas razones para que la culpa lleve a Elisa Carrió a intentar limpiar su conciencia colocando en los demás sus propios defectos.
Quien hoy se exhibe como fiscal de la moralidad; quien afirma su heroísmo cotidiano como una virtud, tuvo una oportunidad para ser coherente aún con los valores y el mandato de una distinguida familia argentina – como son los Carrió- y los dejó de lado.
En efecto, Elisa Carrió fue Fiscal de Estado del Chaco, desde el 78 al 80 (nombrada por Videla) y luego Secretaria del Tribunal Superior, desde el 80 al 83 (nombrada en ese cargo por Viola con nivel de Juez de Cámara). Obviamente, ello no la hace responsable de los crímenes de la dictadura, salvo que se tome en cuenta que una de las peores masacres de ese tiempo, la de Margarita Belén, en el que se asesinaron 22 militantes políticos, estaba en trámite en su jurisdicción, y Elisa Carrió guardó un silencio cómplice que seguramente facilitó la impunidad de sus autores. Consultada en su momento, la respuesta de Carrió fue que “necesitaba de la obra social”; respuesta inverosímil ante una situación económica familiar no precisamente indigente.
Carrió fue en ese momento -cuando muchos de quienes ella agrede cotidianamente se jugaban la vida- una colaboracionista; de aquellas que eran rapadas al final de la II Guerra Mundial por su apoyo a los nazis".
No conforme con el calibre del ataque, Amadeo finalizaba: "Carrió busca inconscientemente que alguien , de su adentro y de su afuera, la mire y la perdone. Tal vez sea por eso -o por miedo a que llegue quien ha de castigarla- que en las entrevistas televisivas mira compulsivamente hacia atrás, en una costumbre de raíz inconsciente que no han conseguido sacarle sus asesores. Agredir y difamar a otros es para este tipo de patologías una manera perversa pero inútil de resolver el dolor interior, y evitar el castigo al que tanto teme".
Más:
Elisa Carrió investiga cómo actuaron los organismos de derechos humanos en el caso Maldonado

miércoles, 17 de enero de 2018

Video: niños corren el camión de la basura para conseguir "comida"

Un grupo de chicos corre detrás de un contenedor de desechos que pasa por el barrio Las Delicias, de Río Cuarto (Córdoba): intentan "rescatar" algo entre los residuos para poder "alimentarse".
"Comen la carne que tiran. Es un peligro para los chicos. Todo vencido", subraya una vecina de esta barriada, una de las más pobres de la ciudad. "Cada tres días viene el contenedor", afirma uno de los pequeños entrevistados por el canal 2 Cablevisión.
Ese día el camión no tiró los desechos donde habitualmente lo hace por la presencia del equipo periodístico, se lamenta otro de los chicos.
"En mi casa no me dicen nada. La comemos", agrega cuando se le pregunta si sus padres están al tanto de dónde proviene la "comida" que periódicamente llevan a sus hogares.
"El camión trae fiambre, queso, gelatina; todo en paquetes cerrados. Por ahí viene la gelatina derretida, entonces la ponemos en la heladera", narra el menor.
El gobierno peronista local prefiere deslindar la responsabilidad en la empresa encargada del traslado de los desechos.
"La situación económica y social es difícil, pero no es una generalidad de que los chicos corran atrás de los camiones. Allí hay una situación puntual, donde está involucrado un particular a quien estamos investigando porque puede recibir una sanción", manifiesta el secretario de Gobierno, Mauricio Dova.
El barrio Las Delicias está rodeado por el río Cuarto (uno de los lugares donde se tira la basura) y el lujoso country Riverside, donde vive el ex gobernador José Manuel de la Sota.
Más:
Prevén un aumento de la pobreza

martes, 9 de enero de 2018

El marido de María Julia Oliván es contratista del Estado

Ariel Straccia, el esposo de la periodista oficialista María Julia Oliván, proveerá de hormigón a la obra que se realizará en el aeropuerto de El Palomar (Buenos Aires) para que allí comience a operar Flybondi, una low cost relacionada con Mario Quintana, el coordinador del gabinete económico del presidente Mauricio Macri.
La obra además ha levantado quejas de los vecinos, que interpusieron amparos judiciales por el impacto ambiental de la misma -que perjudicaría principalmente a los pastizales húmedos pampeanos esenciales para la regulación de las lluvias-, contaminación sonora y destrucción de un sitio de la Memoria, ya que en el lugar funcionó un centro de detención clandestino durante la última dictadura cívico-militar.
Según informó el portal El Disenso, inicialmente Flybondi había realizado una propuesta de inversión de 30 millones de dólares para reacondicionar el aeropuerto, a cambio de una concesión por 15 años para una terminal propia, pero el 19 de septiembre de 2017, el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, anunció públicamente que las remodelaciones por 1.600 millones de pesos correrían por cuenta del Estado, y que quien las abonará será el Sistema Nacional de Aeropuertos, un fideicomiso alimentado por las tasas aeroportuarias que cobra el concesionario.
En noviembre, Aeropuertos Argentina 2000, del Grupo Eurnekian, consiguió la renovación de sus contratos hasta 2028. Días después, Dietrich presentó de forma oficial el proyecto de la puesta en valor de El Palomar, asegurando esta vez que el Grupo Eurnekian será quien finalmente abone las millonarias obras, a realizarse en 3 etapas: la terminal temporaria, la zona de hangares y luego la nueva terminal frente a la pista existente, que supuestamente se dejará para la Fuerza Aérea.
Quien proveerá de hormigón al emprendimiento será el marido de Oliván, Ariel Nicolás Straccia, un empresario de 40 años, que antes de ser socio del Grupo Viales, en 2002 fue presidente de SBE Group, empresa que apareció en los Panamá Papers con una cuenta ahora inactiva.
El Grupo Viales ya recibió varias obras estatales, según publicó el sitio Noticias NU: remodelación del aeropuerto de Córdoba, de la Panamericana-Tigre, el Metrobus porteño, señalización de la Ciudad de Buenos Aires, obras en Tigre y San Fernando, entre otras.
Más:
La esposa de Ceferino Reato es funcionaria de Macri

domingo, 7 de enero de 2018

Argentina macrista: la increíble historia de un pibe detenido por Bonadio

Cuenta Pablo Rossano que por primera vez se vio forzado a mentirle a su hijo Esteban, el chico de 19 años al que el juez Claudio Bonadio mantiene encerrado desde el 14 de diciembre. Que habló por teléfono ayer y le dijo que no sabía nada de la orden de excarcelación porque el abogado no se había comunicado.
El martes próximo verá a su hijo cara a cara y le dirá la verdad: la Cámara confirmó la prisión preventiva.
Esteban Rossano tiene 19 años y estaba haciendo los trámites para ingresar como voluntario al Ejército. Ese jueves 14, mientras Patricia Bullrich brindaba en un cóctel de periodistas y la Gendarmería reprimía en las calles, el pibe se bajó del subte con un amigo en la estación Sáenz Peña y asistió a una mujer que no podía respirar por los gases. A los minutos, la Policía lo detuvo.
Bonadio lo dejó en la cárcel porque adujo que le encontraron piedras y volantes de partidos de izquierda en la mochila. En la Argentina de hoy, es motivo para quedar detenido por un delito federal.
Esteban asegura que le plantaron las pruebas validadas por Bonadio y sus superiores.
Cuando allanaron su casa, la Policía no provocó desmanes. El jefe del operativo le dijo a Pablo que buscaba evidencias de "terrorismo". Le habló como quien aparenta cumplir una orden disparatada de un juez federal.
En un lapso de año y medio, murieron la madre y la abuela de Esteban.
Pablo Rossano trabaja hace veinte años como vendedor ambulante en Morón. En invierno, garrapiñadas; en verano, helados.
Más:
Los policías de Patricia Bullrich: un fanático del nazismo es el que le tiró gas pimienta a un jubilado