sábado, 31 de mayo de 2014

El #RelatoAntiK, extasiado por la indagatoria a Boudou: "Conmoción, crisis, catástrofe y un país mejor"

Roa (Clarín): "Nunca podremos agradecerle bastante a Amado Boudou. Véanlo: con su guitarra y voz desafinadas, las camperas de cuero y las Harley Davidson, su sonrisa ganadora, Puerto Madero y la farándula y la banda de buscas que lo acompañan desde Mar del Plata ha contribuido como pocos a desnudar al kirchnerismo de carne y hueso. Y lo ha hecho nada menos que desde la vicepresidencia de la Nación.
Aplicó todas las contraseñas para permanecer en el poder K: fingir servilismo y atacar siempre a los medios. Hizo lo que se le pedía y lo que no se le pedía también: abrió en su despacho oficial una oficina para negociados políticos.
Por el más famoso de ellos, la apropiación de Ciccone, ahora debe rendir cuenta a la Justicia. Fue una sucesión de maniobras que empezaron cuando Boudou era ministro y Kirchner aún vivía y que sólo se explican porque contaron con el paraguas del ex presidente.
De la mano de Cristina llegó como un político best seller y puede durar menos que un best seller. Va a declaración indagatoria. ¿Por qué él? ¿No hizo cosas que hicieron otros? Quizás porque las cosas empiezan a cambiar para siempre.
Y sí, quizás empezó el final".
Van der Kooy (Clarín): "La decisión del juez Ariel Lijo de citar a declaración indagatoria a Amado Boudou por el escándalo Ciccone causó, a primera vista, dos fuertes efectos: colocó a Cristina Fernández en las orillas de una crisis política e institucional y esterilizó el sabor a victoria con el cual Axel Kicillof y el Gobierno habían trajeado el acuerdo con el Club de París, que le costará ahora a la Argentina 9.700 millones de dólares. En octubre pasado, después de la derrota electoral, la Corte Suprema acudió en auxilio del poder cuando a dos días del domingo negro falló a su favor sobre la ley de medios.
Ese antecedente, claro está, carece de valor en estas horas para el kirchnerismo. Más todavía cuando parece no encontrar el rumbo para ordenar la adecuación de los medios que presentaron sus planes. El verdadero problema consiste, sin dudas, en cómo sobrellevar el peso de la carga política que representa Boudou.
Y, en especial, cómo intentar disociarla de la Presidenta. Aunque se lograra, con una hipotética renuncia o un pedido de licencia del vicepresidente, el escándalo salpicaría de todos formas la figura de la mandataria. Por una razón sencilla: fue ella, contra la opinión de todos, quien lo empinó en el poder.
La exposición del vicepresidente ante la Justicia encerraría otros peligros. Solo y acorralado podría realizar, tal vez, revelaciones hasta hoy desconocidas sobre su participación en el plan para levantar la quiebra de Ciccone. Y sobre su compra posterior".
Pagni (La Nación): "Anteayer por la tarde, Lijo describió ante varios amigos la encrucijada a la que había sido sometido. Alguien le había informado que el camarista Eduardo Farah iba a acusarlo por irregularidades en la investigación del financiamiento de la compra de Ciccone. Según esa versión, el dictamen de Farah, durísimo, serviría para una acusación en el Consejo de la Magistratura. Colaboradores de Lijo agregaron que se lo quería acusar de proteger al banquero Jorge Brito, cuyo Banco Macro tramitó varias operaciones ligadas al desembarco de The Old Fund en Ciccone. Incluso el vicepresidente de esa empresa, Máximo Lanusse, había salido del Macro. Brito no figura en el escrito de Lijo. Pero fuentes cercanas al juzgado explican que "el empresario que parece involucrado es Raúl Moneta".
En esas confesiones vespertinas, Lijo se justificó: "Yo estaba dispuesto a llevar todo para después del Mundial, como preferían en el Gobierno, pero las presiones me obligaron a precipitar la decisión". Su relato coincide con otros similares. Pero fuentes de la Cámara Federal afirman que, antes de tomar alguna medida sobre Lijo, se hicieron consultas con políticos de distintos partidos. Esos dirigentes anticiparon que cualquier limitación al juez sería intolerable. Quienes fantasean con que el papa Bergoglio juega un rol determinante en la petite histoire argentina, recordaban ayer que hace tres semanas el Pontífice recibió a Lijo en audiencia privada.
Scioli dio una nota distintiva. Para él el infierno de Boudou es más mortificante que para el resto. El juez Lijo convalidó la declaración del representante de la imprenta Boldt, Guillermo Gabella, quien reveló una gestión de Lautaro Mauro para que José María Núñez Carmona presionara a esa empresa en nombre de su socio, el vicepresidente. El objetivo era conseguir que Boldt devolviera a Ciccone el taller que le había alquilado. Mauro es un estrechísimo colaborador de Scioli, que cobró notoriedad como organizador de la última visita de Marcelo Tinelli a la quinta La Ñata. Cuando ayer le preguntaron por la situación de Boudou, Scioli contestó: "No voy a hacer comentarios".
Los padecimientos de Boudou no se deben sólo a la sospecha de que está detrás de la compra de Ciccone. Hay otros desarreglos que demuestran que ha violado las reglas del ecosistema en que se mueve. ¿Qué llevó a Nicolás Ciccone y a su yerno, Guillermo Reinwick, a declarar contra quien antes habría sido su benefactor? Según amigos de la familia, Boudou les compró la empresa, pero no se la pagó. Para los Ciccone, entonces, es crucial que les reconozcan esa deuda. El modo más fácil de lograrlo es que la Justicia declare fraudulento el desembarco de The Old Fund, y les devuelva la imprenta, con los valiosísimos terrenos que la rodean. O que el fisco los indemnice por la estatización.
La situación en la que Lijo puso al vicepresidente cobija mensajes que van más allá de una historia de vida poco edificante. Que Cristina Kirchner haya podido cometer el error de exaltar a la segunda jerarquía del Estado a alguien que, como Boudou, confesó en un encuentro de jóvenes kirchneristas que "si me hubiera dedicado a la profesión ya estaría preso", permite calibrar la falta de límite político con que se ha ejercido el liderazgo del país durante la "década ganada". La promoción a la vicepresidencia, eludiendo todo cursus honorum, de un economista sin más antecedente que un brumoso pasado en la Ucedé, es otro síntoma de la crisis política en la que está atrapada la Argentina.
Sin embargo, el llamado a indagatoria de ayer resulta alentador en un país en el cual los jueces suelen imputar a los funcionarios cuando ya han dejado de serlo. Una tradición que se remonta al Juicio de Residencia indiano, para la cual "poder significa impunidad", como sentenció el filósofo Yabrán. Lijo modifica esa conducta. O demuestra la pérdida de poder que está sufriendo el kirchnerismo".
Alconada Mon (La Nación): "¿Boudou habría actuado por su cuenta o por orden de Néstor Kirchner? Kirchner detestaba a los Ciccone. Los acusaba de vínculos con la dictadura, con Alfredo Yabrán y con negociados, como el de Siemens y los DNI. Pero tampoco quería a su rival, Antonio Tabanelli, el dueño de Boldt, al que consideraba financista oculto de los sueños electorales de Eduardo Duhalde y de Daniel Scioli.
Y, para peor, su fiel secretario de Hacienda, Daniel Pezoa, estimó que revitalizar la Casa de Moneda costaría $ 500 millones. Así es como, según múltiples funcionarios, empresarios y abogados involucrados en el "caso Ciccone" que dialogaron con LA NACION durante los últimos años, Kirchner dio la orden de tomar el control de Ciccone para luego quitarle los contratos a Boldt y cerrar así uno de los grifos de sus archienemigos.
Las fuentes consultadas también coinciden en que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner no participó en aquella decisión, acaso como fruto del "doble comando" que la enfurecía. El único que contradijo esa versión fue el socio de Boudou, José María Núñez Carmona, cuando en una reunión con los Ciccone en el hotel Hilton se ufanó de actuar bajo órdenes del matrimonio presidencial y se puso a imitarla, según dos testigos, gestos incluidos: "¡A Boldt, no! ¡A Boldt, no!" Los funcionarios señalan algo más: cuando estalló el escándalo, fue ella quien ordenó defender a Boudou a cualquier costo.
Entre sus íntimos, Boudou lo dice de manera franca: "Néstor me dio la orden. Me dijo «andá y sacale ese negocio a Duhalde». Yo le cumplí"".
Obarrio (La Nación): "El impacto de la noticia pegó en la línea de flotación del Gobierno. La presidenta Cristina Kirchner evitó ayer opinar públicamente sobre la citación judicial a Amado Boudou para que declare como indagado en la causa Ciccone. Pero se comunicó desde Olivos con su vicepresidente para darle todo el apoyo político y anticiparle que varios ministros harían declaraciones públicas durante el día para respaldarlo y descartar un pedido de renuncia o de licencia en su cargo.
La primera mandataria tomó la decisión del juez Ariel Lijo con mucha preocupación. Había imaginado para este fin de semana una recuperación de su protagonismo económico e internacional. Celebró como un triunfo histórico el acuerdo obtenido con el Club de París para pagarle la deuda de 9700 millones de dólares, que fue elogiado incluso por dirigentes opositores.
¿Le soltará la mano la Presidenta a Boudou? En el Gobierno aseguran que por un lado ya el kirchnerismo, léase el secretario legal y técnico, Carlos Zannini, como operador judicial, no puede intentar negociaciones en los tribunales para defenderlo. "No puede evitar que Lijo siga adelante, es independiente", aseguran. Pero lo que no hará Cristina es pedirle al vicepresidente un paso al costado.
"Ése es un costo político para Cristina mucho mayor al de sostenerlo en el cargo. Su renuncia pegaría muy cerca de los Kirchner. Por eso intentarán prolongar la agonía todo lo necesario. Ahora, ¿el día que deje el Gobierno?", señaló con aire enigmático una fuente oficial bien informada".
Fontevecchia (Perfil): "La situación del kirchnerismo no será fácil. Ni Menem, con todas las pruebas de corrupción que su gobierno acumuló durante sus diez años, tuvo que enfrentar un año y medio antes de dejar el poder la posibilidad de tener un ministro procesado. Mucho más grave aún es que sea el vicepresidente.
El eventual procesamiento, posterior juicio político y destitución del vicepresidente marcarían un hito en la historia política argentina, como fue la destitución de Collor de Mello, que marcó para siempre el proceder de los presidentes en Brasil y recientemente la cárcel para José Dirceu, mano derecha de Lula y principal dirigente del partido del gobierno, el PT.
Le falta a la democracia argentina una Justicia con un protagonismo político mayor, como hubo en Brasil o en Italia".
Leuco (Perfil): "Axel Kicillof será el candidato a presidente de Cristina. Ella lo llama “genio” en la intimidad y estaba esperando algún logro importante que sirviera como trampolín para el lanzamiento. Por eso no sólo lo felicitó por cadena nacional, algo infrecuente en la mezquindad de los Kirchner, sino que hasta se compadeció de que no había podido dormir en toda la noche. Pobre Kichi. El destino le dio la revancha a Cristina al mismo tiempo de que el juez Ariel Lijo extendía poco menos que el certificado de defunción política a Amado Boudou, quien había sido el elegido anterior para sucederla en el cargo. Aquel delfín que CFK bendijo en soledad para que fuera su compañero de fórmula hoy está más cerca de la cárcel que de las urnas. Axel tiene un perfil similar pero, por ahora, ninguna sospecha de corrupción.
Cristina está eufórica. Nada empaña su alegría por haber encontrado un heredero que deje conforme a todos, que tape la macana que se mandó con Boudou y que sea competitivo electoralmente.
Pero recibió misiles de la Justicia suiza y la de entrecasa. Primero, porque desde el exterior se confirmó la investigación periodística del programa de Jorge Lanata sobre la ruta del dinero K de Lázaro Báez, el socio de Cristina y Néstor. Segundo, porque la tarjeta amarilla a Boudou impacta de lleno en el capital simbólico del matrimonio presidencial.
A Cristina la erosiona porque fue de su entera responsabilidad la decisión que encumbró a Boudou como vice, cuando ya se sabía que era el jefe de una banda de malandras, y a Néstor, porque la orden de quedarse con Ciccone se la dio el ex presidente. El tema revulsivo es que cuando murió el ex presidente, Amado dijo “papita para el loro”, se frotó las manos y aceleró el operativo para apropiarse de la fábrica de billetes. Ese día comenzó a sepultarse como ciudadano".
Confalonieri (Perfil): "Boudou se tomó la noticia, dicen en su entorno, con tranquilidad. “Se va a defender porque entiende que no hay pruebas en la causa para procesarlo”, indicaron. Atribuyeron el apuro del juez Lijo a una maniobra del abogado de Clarín, Gabriel Cavallo, que, según ellos, echó a correr el rumor de que el magistrado iba a ser apartado de la causa".
Bárbaro (Perfil): "Lo de Boudou viene en los tiempos de éxito absoluto, cuando se animaban a soñar eternidades. Y es la elección de Cristina, una manera de delatar su concepción de la política y de la vida. El cuento de los militantes es eso, cuento, los espacios son para los triunfadores sin ideas, sin historia, o con la historia que se impuso en estos años, aquella donde sólo importaba la obediencia. La militancia y las ideas, escribir y discutir, participar en serio del sueño de cambiar la sociedad, de eso no hay ni hubo nada. Es un mundo de nepotismo y obediencia, de aplaudidores al discurso del día.
Cuando alguno dice que es todo un castigo mediático está describiendo lo que piensan, si terminaban de comprar todos los medios ya a nadie se lo iba a acusar de nada oscuro, el oficialismo era el actor y a la vez el crítico, y con Justicia Legítima el círculo estaba cerrado. Una dictadura que perseguía a los disidentes por molestar sus proyectos personales".

viernes, 30 de mayo de 2014

El falso enojo de Melconián por el acuerdo con el Club de París

Quizás sea para distraer la atención de algo que marca Alejandro Olmos Gaona, el hijo del político e historiador Alejandro Olmos, que durante 18 años (1982-2000) hizo investigar la deuda externa argentina y logró un fallo de la justicia federal que dictaminó que la mayor parte de esa deuda es ilegal y/o ilegítima.
Además, Olmos Gaona asesoró a Ecuador en el proceso de reestructuración de su deuda externa, que le ahorró miles de millones de dólares al Estado ecuatoriano.
En un artículo publicado por La Alameda, la ong del legislador porteño carriotista Gustavo Vega, Olmos Gaona vuelve a subrayar los componentes controvertidos de las deudas con acreedores externos. En este punto, resalta el importante rol del economista macrista Carlos Melconián, cuando éste fue jefe del Departamento de Deuda Externa del Banco Central, durante el alfonsinismo.
"La deuda de la empresa Cogasco, actualmente reclamada por Holanda, es una evidencia más de los manejos especulativos de los inversores privados con la anuencia de los funcionarios de la dictadura, la que fue investigada por un cuerpo de auditores del Banco Central en 1984.
La empresa fue estructurada con el objeto de construir el gasoducto centro-oeste que unía a las provincias de Neuquén y Santa Fe, cruzando por La Pampa, Mendoza, San Luis y Córdoba estando controlada la sociedad por la firma Nacap BV, de Holanda. Como en casos similares, se recurrió al crédito externo, y fue así que se obtuvo un préstamo por 918 millones de dólares del Amro Bank, de los cuales entraron al país 292, siendo depositado el resto en el exterior, el que fue utilizado por la empresa para diversas operaciones de pases, obteniendo importantes diferencias de cambios. Además de ello se cancelaron importaciones temporarias, que no generaban movimiento de divisas, con el dinero de la empresa existente en el exterior. Los auditores encontraron una serie de irregularidades e ilícitos, que hacían pasible a la empresa de la aplicación del régimen penal cambiario, lo que significaba multas que iban de 1 a 10 veces el valor de las infracciones cometidas. Debido a que el grupo controlante de Nacap quebró, las acciones pasaron a ser manejadas por el Amro Bank de Holanda, que como integrante conspicuo del Club de París, impuso sus condiciones a los negociadores argentinos, para transformar deudas inexistentes en obligaciones de la República. Los auditores estimaron que las multas podían llegar hasta la suma de 2000 millones de dólares.
En la investigación llevada a cabo, se individualizaron con claridad las maniobras llevadas a cabo por esta empresa, sus incumplimientos contractuales, las infracciones a la ley penal cambiaria, lo que llevó a los inspectores a determinar que debían darse de baja del registro de la deuda la suma de U$D 918.3 millones, debido a “fondos no ingresados al país no-reconocimiento de cláusulas contractuales sobre tipo de pases” Sin embargo y a pesar de las evidencias incontrovertibles que surgían de toda la documentación analizada, el Jefe del Departamento de Deuda Externa del Banco Central, Dr. Carlos Melconián, elevó con fecha 24 de agosto de 1987 un informe a la Gerencia de Estudios y Estadísticas del Sector Externo, donde decía textualmente: “No obstante la baja comentada, debe señalarse que sobre la base de los lineamientos para un acuerdo final sobre el contrato del Gasoducto Centro Oeste (informe 480/160 (Expte. 105.322/86) serán refinanciados dentro del marco del Club de París los atrasos que Gas del Estado mantenía con Cogasco S.A. al 31 de diciembre de 1985 (…) Todo ello implica registrar como deuda de la República Argentina y de Gas del Estado las correspondientes obligaciones, por un monto estimado de UD$ 955 millones”. El documento fue elevado por la Gerencia a la Comisión N° 2 del Directorio quien la aprobó con la firma de los Dres. Daniel Marx y Roberto Eilbaum, siendo ratificada luego por el Dr. Marcelo Kiguel, Vicepresidente a cargo de la Presidencia del Banco Central con fecha 21 de septiembre del referido año".
Acá va el "enojo" de Melco...
 

jueves, 29 de mayo de 2014

Roa sale en defensa de la Dra. Pignata

Iba a escribir una sátira sobre críticas de la Oposición a la revista Forbes por haber incluido a La Yegua entre las 20 mujeres más poderosas de la Tierra.
Pero entré en Clarín y encontré esta pieza...
Para colmo, el petiso rendidor le cerró París y el agente ruso la invita a integrarse al Brics.
Sólo falta que los buitres ahora quieran acordar, y listo... La Yegua va a salirse -otra vez- con la suya de irse con los laureles para volver en 2019.
Tedible.
Pero vayamos a los grandes temas que nos propone el siempre irascible Roa (a propósito: ¿él decide sobre la tapa del diario? Clarín hoy titula que el gobierno fue el que devaluó. Y que lo admitió Fábrega. ¿Hay algún otro que puede devaluar en el país?).
Va la columna de opinión de Roa; es de verdad, no crean que es ficcional, ni nada por el estilo. Está en este link.
Va entera, claro. Se lo merece.
"La Dra. Alcira Pignata no existe. En realidad existe pero existe sólo en Twitter. Como todo personaje, es una creación de palabras y como todo personaje tiene una existencia dentro de cada uno. A Conan Doyle le llevó tiempo darle existencia a Sherlock Holmes o a Defoe dársela a Robinson Crusoe. Twitter crea más rápido pero también más rápido olvida.
Pignata es una tuitstar muy reconocida y a pesar de ser gorila, nazi, xenófoba, fanática de los militares y de la extrema derecha es una de las más queridas. Tuitea provocaciones al límite que significan muchas cosas pero si se leen literalmente pierden su riqueza y nada se comprende.
Se dice intolerante y pide meter bala. Agrede a homosexuales, negros y hebreos: así lo escribe ella. Pero es una caricatura.
Una ingeniosa caricatura sobre quienes piensan así.
Muestras de pequeño calibre: “Levanten el ano del escritorio, vagos de mierda” o “¿a qué hora es la conferencia de Randazzo anunciando que alguien no tiró la cadena en el baño de Constitución”?
Se jacta de ser una mujer fina, de la clase alta y con valores pero es alcohólica y malhablada y se burla sobre todo de los intolerantes a los que caricaturiza y de los esquemáticos, que no saben leer entre líneas, lo que es de todos modos evidente.
Es rabiosa anti K pero critica también a otros partidos y tiene seguidores a raudales: más de 150 mil y legiones que la acompañan cuando pide poemas sobre cuestiones de actualidad y le responden en el acto con versos desopilantes.
En abril, un tuit que debía ser enviado desde la cuenta de Hernán Lombardi salió desde el usuario de la doctora Pignata y de ahí para algunos la tuitera de identidad desconocida y el ministro de Cultura porteño son la misma persona.
Hubo una denuncia kirchnerista contra Lombardi en el Inadi y el Inadi armó un expediente que ya acumula 35 fojas. Que el organismo contra la discriminación se ocupe de estas cosas es tan curioso como grotesco y una forma de malgastar dinero y tiempo. Lo entendió bien Lombardi, al que todo el mundo reconoce su trabajo en cultura y un gran sentido del humor. El Inadi lo intimó a responder y respondió: “En cuanto a su misión de observar conductas en personajes de ficción, les sugiero algunas ideas. La discriminación que sufre el indio Patoruzú por parte de Isidoro Cañones.... el racismo del sicario Boogie el Aceitoso y el desprecio hacia los sectores de bajos ingresos que desde hace ya 50 años hace la niña Susanita”.
El kirchnerismo tiene barras de tuiteros pagos que atacan e insultan y acude al Inadi contra la doctora Pignata, que no discrimina sino que juega a ser discriminadora, burlándose de quienes discriminan de verdad.
Pero en este país en el que reina el relato, es mejor perseguir a la doctora Pignata que ocuparse de cosas que lo merecen realmente".

¿No habrá un cliffhanger en esta historia y la Dra. Pignata será Roa, no?

Fuente del montaje fotográfico

ACTUALIZACIÓN (31/05/14)
Lombardi salió a defender su derecho a tener la cuenta de la Dra. Pignata

miércoles, 28 de mayo de 2014

La Nación te critica que pagues más, que pagues menos, incluido que vayas a pagar, aunque luego no suceda

No, la captura no es un error...
Hoy: "El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) publicó pocas semanas atrás la revisión completa de la contabilidad nacional, utilizando la nueva base de cálculo que reemplaza a la vieja metodología elaborada en 1993. De acuerdo con las nuevas cifras publicadas, en la economía argentina el PBI creció bastante menos desde 2005 hasta 2013 que lo que hasta ahora reportaban las estadísticas oficiales.
En medio de esa revisión, un grave hecho ha salido a la luz: en 2008, la economía argentina se habría expandido apenas el 3,1 por ciento y no el 6,8 por ciento, como se había reportado hasta ahora. Como producto de ese "error" , los 2000 millones de dólares abonados a los tenedores de títulos públicos vinculadas al PBI por el crecimiento de ese año no deberían haber sido pagados y, por lo tanto, habrían sido un "regalo" a los inversores financiado por todos los contribuyentes. Cabe recordar que los tenedores de las unidades atadas al crecimiento de la economía reciben un pago adicional al año siguiente cuando el PBI se incrementa más de un 3,25 por ciento.
Tamaña irracionalidad sólo se puede explicar con una palabra: kirchnerismo".
22 de febrero: "El Ministerio de Economía ratificó que el país pagará a fin de año el cupón del PBI a los inversores privados, al asegurar que la corrección de las cifras de crecimiento económico comprometida ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) no abarcará el resultado del año pasado.
Fuentes del Palacio de Hacienda indicaron a LA NACION que "no está previsto" modificar el número de 2013, pese a que varios analistas locales y extranjeros siguen creyendo que este pago no se realizará debido a la fuerte caída de reservas registrada el año pasado y principios de este período. El pago implicará un desembolso de US$ 2500 millones de las reservas del Banco Central.
Aunque el Gobierno informó que la economía creció el 4,9% en 2013, las consultoras afirman que la cifra rondó el 3%, por lo que no debería activarse este pago a los bonistas
Si bien en Economía prometen seguir cumpliendo con el "sinceramiento" de las estadísticas públicas, manipuladas desde 2007, no mirarán hacia atrás, entre otras razones, por un problema legal: nadie quiere que haya reclamos por parte de los bonistas con los cupones ni, por las razones contrarias, de los acreedores con bonos ajustables por CER que se vieron afectados por la subestimación de la inflación".
13 de abril: "El último y triste capítulo de esta saga se produjo el 27 del mes pasado, cuando en ocasión de anunciarse las cifras de crecimiento de 2013, el Gobierno comunicó que el PBI había crecido 3%, luego de que pocos días antes hubiera afirmado que la expansión había alcanzado el 4,9%, según las cifras del Estimador Mensual de Actividad Económica. Adujo el ministro Kicillof que la reducción de 4,9 a 3% se debía al cambio de base utilizado para la elaboración de las cuentas nacionales, las que pasaron a considerarse en base 2004 en vez de la base anterior, de 1993. Todo el mundo sabía en la Argentina que en 2013 el país no había crecido 4,9%. El mucho más profesional, serio y creíble Índice General de Actividad que elabora Orlando J. Ferreres & Asociados mostró, de hecho, un incremento del PBI del 3% para 2013. Pero esa tasa de crecimiento menor al 4,9% que venía reportando el Gobierno no surgía de un cambio de base de 1993 a 2004. Simplemente, provenía de elaborar las cifras sin mentiras ni barras bravas.
Al justificar el cambio en el crecimiento de 2013, desde 4,9% hasta 3% mediante el cambio de base, el Gobierno intenta evitar reconocer que simplemente ha decidido bajar la tasa de crecimiento hasta 3% para evitar el pago del cupón de PBI. Y que esa cifra de 3% coincida con la reportada por el sector privado no lo convierte en alguien que dice la verdad, sino en alguien que dice una mentira que se parece a la verdad.
El pago del cupón de PBI correspondiente al crecimiento de 2013, previsto para diciembre próximo, no debería ser objeto de una decisión discrecional o mentirosa. Muy probablemente, una revisión de las cifras de crecimiento desde 2007 hasta hoy, elaborada de manera profesional e independiente, resultaría en un no pago del cupón de PBI correspondiente al año 2013. Pero la forma que ha adoptado el Gobierno para llegar a ese resultado lo pone bajo sospecha de utilizar métodos similares a los que usaba el infame señor Moreno, aunque éstos se apliquen ahora de manera más civilizada. Mentir es estafar. Resulte esa estafa a favor o en contra de los bonistas".

martes, 27 de mayo de 2014

El librero que se negó a aumentar los precios y recibió una llamada de CFK dice que perdió amigos

"Ayer, en un mano a mano con Esteban Salinas en su programa de Continental, él me preguntaba si sentía que a partir del llamado de la Presidenta y de todo lo que significó había gente que había desaparecido de mi Face y hasta de mi vida y tristemente tengo que decir que sí.
Es difícil entender que una persona pase de ídolo a traidor solamente por sus pensamientos. Cuando hablé con Cristina (está grabado) le dije que a los 50 años recién comencé a participar en política (todos hacemos política) gracias a que por primera vez alguien pensaba en los que menos tenían y se buscaba, con algunos errores por supuesto, una vida más justa para todos.
También le dije que había cosas que no estaba de acuerdo y me contestó que lo sabía y que había mucho por hacer todavía pero que no dudara que la intención de igualdad estaba. Espero con todo mi ser que este concepto continúe, que las banderías políticas no cambien lo esencial y que lo que corresponde se respete. Podemos disentir de economía, de cultura o de salud; en lo que no se puede disentir es en los derechos de las personas.
Alguien dijo: "Cuida a los niños que menos tienen, ellos serán los socios de tus hijos". Y otro dijo: "El día que todos los niños terminen la secundaria no habrá mas inseguridad".
Yo ya tomé mi decisión: junto a los que me quieran acompañar, estos serán mis objetivos de vida de aquí hasta que me duerma y que me encuentre en un abrazo con mi hijo con el corazón lleno".
Esto escribió, en su cuenta de Facebook, el librero Juan Rey, que en febrero fue noticia luego de negarse a subir los precios en su librería debido a que era mercadería comprada antes de la devaluación. Rey también es fundador, junto a su esposa, de la ong Hazmereir, en homenaje a su hijo fallecido, Juan Pablo.
Uno de sus contactos, Carlos Malfatti, reflexionó: "Puede sonar fuerte el término desaparecido, pero sin dudas revela una actitud recurrente y un triste hábito que se ha puesto de moda en aquellos que se oponen (desde el odio) al proyecto que dirige políticamente la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.
Al negar la realidad, desean que todo aquello que con fuerte contundencia les muestra que están equivocados se esfume, no se vea, desaparezca.
Juan Rey nos cuenta que unos cuantos "amigos" de su Facebook se han borrado luego del llamado que recibió por parte de Cristina y de la mención de su caso por cadena nacional en oportunidad de hablar del tema de los acuerdos de precios.
A partir de estos hechos, para algunos Juan se convirtió en kirchnerista y para esos algunos, ser kirchnerista es algo malo, horrible, nefasto. 
Mala persona y "kirchnerista" son sinónimos para esta gente que fue poco a poco educada para pensar así.
Qué extraño ¿no?
Decir abiertamente que uno adhiere y apoya a una administración que transformó el país para bien en muchos ítems que son fácilmente demostrables, es algo reprochable para un sector de la sociedad. Sin embargo, para ese mismo sector, es perfectamente "normal" adherir, casi hasta el apasionamiento, a una realidad que le sirven en bandeja muchos medios de comunicación que tienen sobre sus espaldas las imborrables manchas de haber sido facilitadores desde la palabra y el discurso, cómplices desde la acción y hasta socios en los beneficios que, para ellos y unos pocos, dejaron una de las dictaduras mas cruentas de la historia del mundo y el posterior desguace del poco Estado de Bienestar que quedaba cuando implantaron el neoliberalismo en los '90.
Juan: antes desaparecían personas, ahora hechos.
Para destrozar un país y dividirse el botín echaron mano de un brazo ejecutor conocido por todos nosotros, las Fuerzas Armadas. El término "desaparecido" nos trae el triste recuerdo de esa oscura etapa de la historia nacional, pero también nos sirve para reflexionar sobre ese "modus operandi".
Un desaparecido ya no puede decir su verdad, un desaparecido ya no puede sumar voluntades, un desaparecido ya no puede dar testimonio. Un desaparecido no puede frente a una cámara de televisión denunciar la mentira hipócrita de aquel texto de la calcomanía puesta en un auto de clase media que rezaba "los argentinos somos derechos y humanos". Al desaparecer el sujeto, el espacio que ocupaba su voz es ocupado por la otra voz, la del monopólico discurso que se impone ante la falta de contrapunto.
Hoy, habiendo recorrido un largo camino, habiendo fortalecido poco a poco esta Democracia que todavía debemos cuidar, ya que aún no pasó el peligro de perder lo conseguido, volvemos a ser testigos de ese "modus operandi" que se implementa desde los centros de poder y que tiene por objetivo "desaparecer" aquello que contradice su relato de las cosas.
Es por eso que vemos cómo hablan de trenes cuando los trenes chocan, pero "desaparecen" la noticia cuando los trenes son 0 km.
Es por ello que hablan de la juventud cuando dos pibitas se agarran a trompadas, pero nada dicen cuando un joven gana un premio internacional en matemáticas u otras ciencias.
Es por ello que hablan del New York Times cuando algún trasnochado columnista compara a Argentina con Venezuela, Irán, Corea del Norte, Siria y la estrella de la muerte de Darth Vader, pero nada dicen cuando desde esas mismas páginas se enumeran los logros obtenidos por una administración que ha hecho del manejo de la cosa pública un ejemplo en la historia.
Su lógica es mostrar lo malo, "desaparecer" lo bueno.
Como verás, amigo Juan, esto que te pasa, y nos pasa a muchos, responde a una lógica concreta, y aquellos que se borran o te borran son víctimas de este modus operandi. Son gente a quienes se les ha censurado la mitad de la verdad y hasta se los alimenta con meros inventos y magnificaciones de cosas triviales. Son rehenes de un plan macabro que no es, ni más ni menos, que la continuidad de otros planes macabros que les han dado jugosos dividendos a quienes los implementaron y a estos que hacen las veces de voceros.
Qué gran contradicción que aquellos que montaron un show mediático bajo el lema "Queremos preguntar" censuren a sus oyentes, lectores y televidentes para evitar precisamente eso que pregonan. Para evitar que pregunten.
¿Te imaginás lo distinto que sería todo si tan sólo aquellos que odian, aquellos que "te borran", aquellos que te miran con desprecio por defender tus ideas te preguntaran por qué las defendés?
Qué bueno sería que alguien nos preguntase: "Che. ¿Por qué sos kirchnerista?".
Sería genial porque a partir de allí uno podría contarle de los trenes nuevos, del calendario de vacunación, de la cantidad de guita que se ahorró el Estado en los canjes de deuda, de las escuelas nuevas, de la tv digital que lleva gratis señales de calidad casi a cada rincón del país, de cómo se amplió el sistema interconectado nacional llevando energía más barata que ayuda a producir y vivir mejor y miles de ejemplos más.
Qué bueno sería que en vez de prejuzgarnos y señalarnos con el dedo como si fuésemos malas personas nos preguntasen dándonos la posibilidad de poder contestar.
Para bien o para mal, las cosas ahora son así, Juan. Los centros de poder "desaparecen" la mayor parte de la realidad para alimentar a sus rehenes, como aquellos que alimentan al ganado que transita ignorante el camino hacia su muerte.
Entiendo que te joda Juan, porque es triste, ¿cómo no va a ser triste? Si sus rehenes son nuestros amigos, nuestros familiares, los compañeros de trabajo, nuestros vecinos que están cautivos en el cono de sombra de la censura y la mentira. Son estos rehenes alimentados con odio los que nos borran, nos desaparecen porque lo que defendemos no entra en su esquema mental distorsionado por las usinas de odio y desinformación.
Mirá si serán perversos, Juan, que a falta de huevos para proponer el tipo de país que quieren e ir a las urnas como debe ser en Democracia, usan sus medios para poner a argentino contra argentino, a vecino contra vecino, a pobre contra pobre y a laburante contra laburante.
A todos nos pasa, Juan. Perdí gente que me caía bien cuando laburaba en la radio. Sabes lo triste que es que te digan "El programa estaba bueno, pero empezaste a hablar demasiado de política", "te hiciste oficialista". ¿Sabés cómo jode? ¿Sabés lo feo que es que el mismo que te felicitó por tu programa tiempo después te presente objeciones solamente porque tuviste la osadía de defender tus ideas? ¡La puta madre! ¿Acaso volvimos a la Inquisición?
Esto está de moda, Juan, ¿o no viste a Suar (quien cuenta los días a la espera de que Magnetto parta de este mundo para ser su sucesor) embistiendo con furia contra los actores que expresan sus ideas políticas y son favorables al gobierno?
Los unos (centros de poder) les llenan la cabeza de odio a los otros, y los otros, contaminados por ese odio, no entienden que nuestras banderas fueron previas y que acompañamos a este proyecto justamente porque levanta esas mismas banderas.
En su ceguera nos tildan de "fanáticos" y nos "desaparecen" de su mundo.
No pueden entender que nosotros apoyamos por los hechos, mientras ellos se oponen por dichos.
Te mando un abrazo, Juan, y nunca dejes de hacer lo mucho que hacés por el prójimo y paciencia, sigamos haciendo docencia, se puede. ¡Te lo dice un converso!".
Rey sólo atinó a compartirlo y tipear: "Sin desperdicio; para desmenuzar, ¿no?".

lunes, 26 de mayo de 2014

#LaDecadaJugada en Córdoba: de Caruso y Roggio, a Daniel Angelici

"Cuando el Plan Austral comenzaba a hacer agua, mientras la hiperinflación hacía estragos en los bolsillos de los trabajadores, Miguel Ángel Caruso vio con claridad a qué sector social podía sacarle plata.
Esa epifanía lo haría millonario.
En la ciudad de Córdoba nadie puede establecer con precisión dónde o cuándo funcionaron por primera vez las máquinas de videopóquer, abuelas de las tragamonedas. Pero todos identifican a Caruso como quien las instaló, confinándolas a bares del lumpenaje docto porque estaban prohibidas.
Cuando en la década de los noventa se investigó el asesinato del senador radical Regino Maders -ocurrido el 4 de septiembre de 1987-, una de las puntas que siguió el entonces juez federal Guillermo Jonson fue la posibilidad de un crimen mafioso por la aparente negativa de Maders a levantar la mano para permitir la instalación de casinos y juegos de apuestas electrónicas en Córdoba. La hipótesis finalmente fue descartada, pero la instrucción dejó cientos de apuntes que permitieron reconstruir las primeras huellas de Miguel Ángel Caruso en el negocio del juego.
Fue en 1989, en los bares de San Miguel de Tucumán, cuando Caruso dejó aquellos registros. Su socio era Ángel Adolfo Alé, alias el Mono. Eso sucedía trece años antes de que desapareciera María de los Ángeles Verón, más conocida como Marita, y de que el país conociera al Clan Alé.
El policía que investigó a Caruso mantuvo un encuentro con los hermanos Alé: el Mono y la Chancha. En ese encuentro también estuvo presente quien era por entonces el director general de Investigaciones de la Policía tucumana. Ángel Alé tomó la palabra: dijo que habían comenzado en 1985 con el juego clandestino, y que en ese contexto apareció el Gordo Caruso a ofrecer sus máquinas de videopóquer.
La sociedad de hecho entre Alé y Caruso parecía destinada al fracaso. El propio Mono recuerda, en un expediente judicial guardado en algún anaquel de la Justicia de Córdoba, que, debido a la cantidad de procedimientos policiales y para no perder las máquinas, tuvieron que cerrar. Dos años después, en noviembre de 1991 y con Julio César Aráoz como interventor de la provincia, el juego se legalizaría.
Tres empresas se quedaron con el juego tucumano: Master International, San Andrés y Lovaina. Alé admitió ante la Justicia cordobesa que él no figuraba en los papeles de esas empresas pero que la sociedad funcionaba así: 33 por ciento para él, 33 por ciento para Caruso y 33 por ciento para el histórico dirigente del radicalismo cordobés Miguel Nicolás.
Según uno de los socios de Caruso, Miguel Santos Scudera, San Andrés SA explotaba desde 1988 algunos juegos de azar en la Catamarca de los Saadi, mientras que Master International hacía lo propio en Santiago del Estero. El gusanito del juego, en tanto, llegó legalmente a Tucumán en 1991, con los Alé como socios principales. El círculo cerró con la incorporación de La Rioja a la azarosa ruta de Caruso.
Scudera describe aquella organización como precaria: viajes cada quince días para comer asados con los socios locales y repartir las ganancias, y sólo dos hermanos para el mantenimiento de las máquinas de videopóquer.
Mientras tanto, en su pago chico -Córdoba-, el Gordo Caruso no lograba hacer pie. Al principio, una serie de recursos de amparo le había permitido instalar un puñado de máquinas tragamonedas en el centro de la capital y en Río Cuarto, segunda ciudad de la provincia (...). A través de Miguel Nicolás, un importante caudillo del radicalismo cordobés que actualmente ocupa un sillón en el Ente Regulador de Servicios Públicos y que por esos años era abogado de Caruso, éste tenía acceso a los despachos de importantes dirigentes de la UCR cordobesa. En la causa judicial cerrada suelen repetirse los nombres de los políticos que impulsaron la privatización de la actividad en Córdoba, el juego que mejor jugaba Caruso. Pero finalmente la presión social haría caer ese negocio.
Todavía faltaba una década para que Caruso saltara a las ligas mayores: de la mano del Grupo Roggio, fundaría la Compañía de Entretenimientos y Turismo (CET), para quedarse con miles de tragamonedas en los casinos de Córdoba, imponiéndose a Codere, Boldt y Casinos del Litoral. Esto ocurriría en 2000, con José Manuel de la Sota en el poder.
De la Sota habilita
En marzo de 2000, el artículo 209 de la Ley del Nuevo Estado -el ampuloso título que De la Sota puso a la más mediática de todas las leyes que hizo aprobar- habilitó la instalación de las tragamonedas en Córdoba. En la provincia, esa ley pasó a la historia como Ley Bodega, por las denuncias sobre un senador del Frepaso que habría vendido su voto al delasotismo.
Ese es el embrión de la ley que le permitió a Miguel Ángel Caruso entrar en la historia grande de los juegos de azar. Lo hizo de la mano del Grupo Roggio, sinónimo de poder y de negocios con el Estado en la provincia.
Aldo Roggio, mandamás del grupo, supo que quería tener hoteles con casino cuando participó de la construcción y administración del Conrad, a metros de las suaves olas de la Mansa, en Punta del Este, que comenzó a operar en 1997 tras casi cuatro años en obras.
Al abrirse la posibilidad en Córdoba, Roggio buscó a un socio que cumpliera con el requisito de tener experiencia acreditada en la administración de casinos o juegos de azar. Surgió Caruso, quien controlaba salas en el norte del país. Cómo se conocieron estos dos empresarios tan distintos es todavía un enigma. Juntos fundaron la Compañía de Entretenimiento y Turismo (CET), que ganó en 2002 la licitación para ser concesionaria de las tragamonedas en Córdoba: actualmente la CET administra 19 salas en diecisiete localidades del interior, donde hay instaladas unas 3.600 máquinas.
También manejan el primer casino privado de Córdoba, ubicado en el mítico Hotel Sierras de Alta Gracia -en una licitación que la CET ganó en 2005-, y gerencian tres hoteles bajo la firma Howard Johnson: Río Ceballos, Río Cuarto y Villa María. Un total de 121 habitaciones distribuidas en esas tres localidades.
El lunes 18 de noviembre de 2002 el Gobierno de De la Sota preadjudicó a Roggio y a Caruso la explotación de las tragamonedas en Córdoba, la construcción de varios hoteles cinco estrellas y el desarrollo de un puerto sobre la ribera del lago San Roque, en Carlos Paz: el Puerto San Roque, un proyecto que jamás se concretó pero que fue fundamental a la hora de evaluar el proyecto con el cual la CET se quedó con el millonario negocio (...). Para apuntalar este proyecto -que prometía cambiar la principal ciudad turística de la región-, el lago San Roque perdió millones de hectolitros de agua: se bajó la cota del lago para ampliar la playa de un puerto que, finalmente, nunca se construyó. El hotel cinco estrellas, tampoco.
Las renegociaciones del contrato original se multiplicaron: hubo más impuestos y salas, y menos hoteles. Durante la última sesión de la Legislatura de Córdoba en 2009, el Gobierno provincial autorizó a la CET colocar dos mil tragamonedas más. El oficialismo argumentó que llovían cartas de intendentes reclamándolas para sus pueblos. Desde entonces, Roggio y Caruso buscan que cada vez sean más las localidades que cuenten entre sus atractivos con un pequeño casino, aunque todavía no logran convencer a más cordobeses del interior sobre las bondades del juego. En Córdoba capital, por ley, tienen el paso vedado.
La resistencia
Fueron la Iglesia Católica y los pequeños comerciantes de pueblo quienes frenaron a la CET, no el Estado provincial. Desde 2008, cuando en la última sesión del año la Legislatura cordobesa autorizó la instalación de 2.400 nuevas tragamonedas para que la CET llegara al mágico número de cinco mil slots en funcionamiento sólo se instalaron unas trescientas en las catorce salas existentes. Cada uno de los intentos de la CET por abrir casinos pueblerinos fue abortado, y no pocas veces los vecinos obligaron al intendente a aprobar una ordenanza en la que se prohibiera explícitamente el funcionamiento de slots y máquinas similares en las comarcas. Hasta el momento son quince pueblos -casi todos con una población menor a los cinco mil habitantes- los que se le plantaron a la dupla Roggio-Caruso.
También tuvo lo suyo para decir la Iglesia Católica, poderosa en una sociedad como la cordobesa. "Los juegos de azar que se brindan en los casinos facilitan la adicción patológica al juego y afectan a las familias más pobres, las que ven allí una solución mágica a sus problemas", dijo la Pastoral Social en 2008, y el argumento se repitió y propagó en las miles de parroquias de toda la provincia. Desde entonces, fueron los curas quienes se pusieron al frente de cada manifestación en contra de la apertura de nuevas salas.
La resistencia popular a las tragamonedas tiene una función objetiva: quienes juegan no son turistas, sino lugareños. Vale una muestra: en enero de 2013 se apostaron en las tragamonedas de Carlos Paz -bastión turístico de las Sierras- veintidós millones de pesos. En mayo, un mes sin actividad turística, las apuestas en las mismas máquinas fueron por 17,6 millones. En localidades no turísticas, como Morteros -una pequeña ciudad de dieciséis mil habitantes, ubicada en el límite entre Córdoba y Santa Fe-, las apuestas fueron constantes durante los doce meses de 2013 y promediaron los 2,2 millones de pesos mensuales".
Fuente
El dueño de los bingos: Daniel Angelici
"Un caso particular es el de Daniel Mautone, el dueño del juego en Entre Ríos, donde detenta una lucrativa sociedad con los Tabanelli en el casino de Victoria. Además, está asociado con otro binguero, Daniel Angelici, el hombre del macrismo en la conducción de Boca Juniors, en los bingos de Ramallo y Pergamino, en la provincia de Buenos Aires. Mautone y Angelici también se unieron en Bingo Horse, la empresa que crearon para criar caballos de carrera y administrar hipódromos (los “racinos”, fusión entre casinos y apuestas burreras, una creación de la industria del juego de EE.UU., fueron adoptados con entusiasmo en la Argentina) y en Desarrollo Maipú, para administrar activos del juego en Mendoza.
Mautone fundó también Corporatone Technologies, para fabricar máquinas de juego, un subsector que domina Boldt, seguido por TecnoAcción, la sociedad en que Cristóbal López es socio minoritario de la griega Intralot, uno de los gigantes mundiales de la tecnología del juego y las apuestas online.
El “Tano” Angelici, en tanto, administra a través de Betec los casinos de Uspallata y Tupungato, en Mendoza, y de Cronopios los bingos de Villa Allende, Villa María y Río Cuarto, en Córdoba. Es dueño de Madero Tango, sitio porteño muy concurrido por turistas extranjeros en busca de una “experiencia tanguera”.
Angelici es el empresario que peor se lleva con Aleara, el sindicato de los trabajadores del juego. “Es un tipo que excede todos los límites: amenaza, usa información de inteligencia, te hace seguir”, dijo a plazademayo.com el secretario del gremio, Ariel Fassione.
Durante mucho tiempo, Angelici se negó a reconocer la competencia de Aleara, porque alegaba que sus empleados debían encuadrarse en el gremio de los “espectáculos públicos” y no en el del juego. Pero, según Fassione, ya resignó ese argumento legalmente indefendible. Ahora, Aleara está negociando los convenios para los empleados de los bingos de Ramallo y Pergamino, que Angelici tiene en sociedad con Mautone. “Con Mautone se puede negociar, Angelici es un tipo nefasto”, concluye Fassione".
Fuente

domingo, 25 de mayo de 2014

25 de Mayo: El #RelatoAntiK llama a su gente a rebelarse como en 1810

Hoy, Carlos Mira, en Infobae, escribe una larga diatriba cacerola que intenta movilizar nuevamente a los estamentos más violentamente anti K de la sociedad argentina (o por lo menos, los siempre indignados porteños).
"En el día de hoy se celebra el 204 aniversario de la Revolución de Mayo, el día en que los habitantes de Buenos Aires se rebelaron contra el autoritarismo, contra la prepotencia real, contra la falta de libertad para comerciar, contra la censura, contra el puerto único, contra el miedo y el terror, contra el centralismo y la concentración del poder, contra una manera de concebir la política basada en el avasallamiento y la fuerza.
Y hoy también el gobierno se prepara para secuestrar lo que debería ser el festejo de todas esas nociones y cambiar la celebración de la idea de la libertad por una celebración partidaria que recuerde el 11 aniversario de la asunción de Néstor Kirchner, es decir la inauguración de un periodo nunca antes visto de concentración de poder, de unitarismo, de prepotencia, de gobierno por el miedo, de censura, de intimidación y coerción, de atropello, de restricción de los derechos civiles de la Constitución, de división y enfrentamiento.
Alguna vez la presidente tuvo la desafortunada idea de comparar el secuestro y la desaparición de personas con el secuestro de los goles, en las emisiones de fútbol por televisión. Fue una más de las cizañas que han sido sembradas en todos estos años.
Pero aquí estamos ante el secuestro partidario de una idea como posesiva de una sola parte de los argentinos; de aquellos que están con el gobierno. Y con la insalvable paradoja de encumbrar los contravalores de Mayo: el aislamiento, la restricción a las libertades fundamentales de los individuos, el reinado de las prohibiciones y de los permisos, el fiscalismo, el exprimir hasta dejar exhausto el bolsillo privado para alimentar un barril sin fondo encarnado por una Casa Real corrupta en aquellos días y por el Estado insaciable y también corrupto de hoy.
La Revolución de Mayo fue un hito de modernismo que pretendía acabar con la aldea y con la miseria, que apuntaba a las ideas de libertad que comenzaban a dividir al mundo entre la afluencia y la escasez. A eso apostaron aquellos hombres que, sin embargo, no tuvieron el coraje completo de emancipar definitivamente a la Nación de aquel sojuzgamiento y que la obligaron a mantenerse durante seis años en un limbo jurídico que, como un karma, nos persigue aun hasta nuestros días.
Porque incluso hoy, 204 años después, la Argentina no logra independizarse de la antigüedad, del paternalismo estatal, sigue con sus mejores energías atadas a regulaciones inútiles y a una casta enquistada en el Estado que ha venido a reemplazar el paquidermo Real del siglo XIX.
El 25 de mayo de 2003 es un hito en ese camino de retorno a la Colonia, al encierro, a los reglamentos, a la carga impositiva que exprime los bolsillos de los individuos, a la miseria -que de miseria aldeana pasó a convertirse en la miseria de las villas. Ese día comenzó una enorme involución hacia un régimen del que el país nunca pudo liberarse por completo.
Con el agravante de que en el día de hoy, el gobierno de la Sra. de Kirchner pretende reinvindicar esa contrarrevolución histórica desconociendo las verdaderas razones del pronunciamiento de hombres como Moreno, Paso, Saavedra, Castelli…
La palabra “revolución” ejerce un hipnotismo mágico sobre las cabezas del kirchnerismo. Creen que bajo la rebelión contra el orden establecido que regía en 1810 afloraba un justificativo a sus visiones de hoy. Parecen convencidos de que aquellos hombres querían reemplazar la dictadura de Madrid por la dictadura de Buenos Aires y consolidar un mero cambio de dueño en las vidas cotidianas de los hombres de la Argentina naciente. No. La Revolución de Mayo persiguió un corte con todo aquello; quería libertad donde había control, derechos donde había sumisión, respeto donde había terror, descentralización donde había concentración, riqueza donde había pobreza, abundancia donde había escasez, permisos donde había restricciones, apertura donde había aislamiento.
Probablemente no haya en toda la historia argentina dos fenómenos sociales más contrapuestos que el kirchnerismo y el Mayo de 1810. Su visión del mundo no podía ser más contradictoria, su concepción de la vida más enfrentada. Los unos pretendían romper las cadenas que mantenían sumergidas las mejores energías del país y los otros, al contrario, pretenden concentrar en un solo puño todo el poder y la facultad de decir qué se puede hacer y qué no.
Que en ese escenario la presidente pretenda apropiarse del festejo es una afrenta que se suma a las otras muchas que el país debió soportar a los largo de esos once años.
Hace poco, el ministro estrella de la presidente, Axel Kicillof, acusó en medio de una increíble conferencia de prensa (increíble porque en la Argentina no hay conferencias de prensa; esa vez no tuvieron más remedio porque el evento incluía a la presidente chilena) a una periodista de “antiargentina”. En efecto, el kirchnerismo ha secuestrado la “argentinidad”. Se cree el reservorio exclusivo de lo que es argentino y el juez supremo para decidir quién es argentino y quien “antiargentino”.
Si la “argentinidad” debiera definirse por los valores de Mayo, quizás Kicillof debería revisar sus ideas, porque a todas luces es él y el gobierno que integra el que más contradicciones tiene con las ideas que hace 204 años quisieron empezar a darle forma a un país muy diferente y que por obra de la mentalidad colonial que el gobierno actual representa como nadie, nunca terminó ni de formarse, ni de despegar, ni de independizarse de la concepción que lo ha mantenido bajo las formas del fracaso".

Este desahogo de Mira va más allá de lo que venían ensayando Mariano Grondona (en ésta otra, el dr. Mariano considera que hasta 1930 había ley, luego el desastre peronista) y Elisa Carrió (que declaró el final del industrialismo y pidió volver a fines del siglo XIX), que a lo sumo querían volver a la Argentina de 1853. Incluso, ayer, el FAUNEN puso en escena su versión del pacto de San Nicolás, postulando que los hechos de corrupción son delitos de lesa humanidad, según Cobos, y por lo tanto, imprescriptibles. ¿Estuvo Aguad ahí? A ver...

sábado, 24 de mayo de 2014

El papa Francisco no para de decirle mentiroso al #RelatoAntiK en la cara

¡¿Hasta cuándo se van a bancar las constantes afrentas de este cura?!
Que además se negó a encabezar la cruzada anti K por el bien de la República.
Y anda de para bienes con La Yegua.
Como si todo esto de la carta hubiera sido armado sólo para desnudar aún más a aquellos que se esmeran -con un esfuerzo mayúsculo y no debidamente reconocido, día tras día- en "sacar agua de la tierra árida para generar conflictos sin tener el rigor de informar con la verdad a la sociedad".
¿Cómo es posible dejar en ridículo a los que hasta ayer eran especialistas en protocolo y caligrafía papal sin tener un costo?
Hoy, el pobre #RelatoAntiK se las arregla, en medio de semejante papelón, para tener que bajarle el tenor de los elogios (¿?) de Pancho a CFK de la carta cuando era verdadera, a reírse del gobierno cuando alguien dijo que era trucha, a volver a acomodar todo para parecer serios cuando la carta se transformó en telegrama, y los errores de tipeo, simples vicios de la autenticidad de un papel insignificante.
Gajes de colgarse de cualquier cosa con tal de erosionar al enemigo. No siempre sale bien. Puede fallar, diría el relator.
¿Por qué Bergoglio no se pone a ordenar un poco la Iglesia católica argentina, que buen despelot* tiene, antes de molestar a esta gente arrojada, objetiva e independiente? ¡Eh!
¡Miren lo que tienen que hacer hoy, sino!
Por ejemplo, el pobre de Rubin (Clarín), que apenas puede echarle la culpa a Karcher (el de la mala leche).
Rubin, ayer: "Las palabras de Karcher fueron elocuentes acerca de lo mal que había caído el equívoco. “Con el Papa no se juega”, se quejó amargamente. Pero no pudo descifrar el origen del fraude. Con todo, se descontaba que ya anoche la Nunciatura Apostólica (embajada papal) en la Argentina se había abocado a investigar el sorprendente caso. Y que, con el correr de las horas, o de los días, se podría al menos empezar a develar el misterio que llevó a la Casa Rosada a cometer un papelón de trascendencia internacional.
Por otra parte, cualquier persona conocedora de la Iglesia se hubiera percatado -como dijo Karcher- que una carta del Papa no podría llevar el membrete de la Nunciatura, sino del Vaticano, salvo que la embajada papal transmitiera un mensaje del Pontífice. Pero el de marras llevaba la firma del Papa. Esto, más allá del tuteo a la Presidenta y los errores ortográficos. También era llamativo que la carta tuviera fecha del 15, aunque no sería la primera vez que la Casa Rosada demora la difusión de una carta papal.
Durante el segundo mandato de Carlos Menem hubo un escandalete cuando el Gobierno presionó y logró bajarle el tono a un discurso de Juan Pablo II sobre la corrupción y la impunidad en el país. Aquella maniobra fue penosa, pero real. Ahora, bien podría decirse que la ficción superó a la realidad. Alguien le debe una disculpa al Papa".
Rubin, hoy: "El Gobierno seguramente respiró aliviado. No quedó como el autor de un gran papelón. Obviamente, todas las miradas se posaron en Karcher. La explicación de que fue un telegrama y no una carta no despeja la esencia de la cuestión: el texto papal existió. Y menos aún que inicialmente haya dicho que el Papa estaba muy enfadado por la presunta carta apócrifa, que supuestamente tenía defectos de forma que la hacían inverosímil. Al día siguiente, también el embajador ante la Santa Sede, Juan Pablo Cafiero, reveló que el Papa lo había llamado a primera hora para decirle que también estaba enojado, pero por todo lo contrario: porque se haya dudado de la autenticidad del texto, que ratificó en un todo, según dijo el diplomático.
Las especulaciones que disparó el episodio sobre los motivos de las marchas y contramarchas del caso son para todos los gustos. E incluso el lector, con su imaginación, podrá agregar nuevas hipótesis. Pero lo cierto es que fue un hecho lamentable que fastidió al Papa, en el mejor de los casos, una confusión lastimosa (algunos dicen que Karcher interpretó mal un comentario que escuchó en el Vaticano sobre la carta). Acaso el paso de los días permitirá completar un rompecabezas al que claramente le faltan todavía algunas piezas. O quizá sea uno de esos enigmas que nunca se aclaran totalmente.
Y que, a tono con el ámbito vaticano, evocan las imaginarias intrigas que le hicieron ganar millones a Dan Brown. Mientras tanto, lo conveniente parece ser no sumar más confusión".
Del pedido de disculpas al Papa que debía hacer el gobierno, a refugiarse en Dan Brown. Rubin se ha recibido de digno integrante del #RelatoAntiK.
Pasemos a La Nación, que ayer se negaba a informar que en el Vaticano le habían ca*ado la mala nueva (tardó 5 horas en publicar la desmentida papal).
Laborda, ayer, titulaba, saltando en una pata: "El más misterioso de los papelones presidenciales". Y escribía: "Nada borrará el papelón que representa para el Gobierno haber difundido durante siete horas en el sitio web de la Presidencia de la Nación la falsa misiva del Sumo Pontífice, hasta que se produjera la rotunda desmentida por parte del responsable de protocolo del Vaticano, el sacerdote argentino Guillermo Karcher.
No podrá dejar de llamar por bastante tiempo la atención que la administración kirchnerista cuente con un regimiento de colaboradores que pueden contar la cantidad de horas, minutos y segundos que los medios de comunicación masivos dedican diariamente a los hechos delictivos, como ha dado cuenta recientemente el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y con un jugoso presupuesto para tareas de inteligencia, al tiempo que carezca de un empleado capaz de confirmar la autenticidad o falsedad de una carta del Papa a la Presidenta.
Tanto el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, como el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, insistieron anoche en que la supuesta misiva papal llegó a la cancillería argentina de la misma forma en que llegan todas las cartas de la Nunciatura Apostólica y a través de la misma persona que habitualmente entrega ese tipo de correspondencia, por lo cual "no había motivos para dudar de su veracidad".
Faltó seguramente una mirada más atenta a la carta, que presentaba varias diferencias con al menos una anterior carta del Papa a la jefa del Estado argentino. La carta que Karcher calificó como "trucha" tenía un membrete de la Nunciatura, pero no sello; exhibía errores de tipeo poco frecuentes en esta clase de documentos, en la firma de Francisco y en la expresión "todos los argentino" en lugar de "todos los argentinos".
El estilo de redacción tampoco parecía el habitual, en tanto se tuteaba a Cristina Kirchner, algo que Francisco no acostumbra a hacer, al menos en sus cartas.
Quedará también para la discusión el sentido del mensaje del texto. Si bien Karcher señaló que "el contenido no es que esté fuera de lugar", en tanto se refiere a "los deseos que todos los argentinos tenemos para las fiestas patrias", la carta descalificada hablaba del deseo de que los argentinos encontremos "caminos de convivencia pacífica, de diálogo constructivo y de mutua colaboración" y planteaba la necesidad de que "crezca por doquier la solidaridad, la concordia y la justicia". Cualquier malpensado, o no tanto, podría entender ese mensaje como una manera diplomática de cuestionar los problemas que tiene la justicia argentina y la falta de diálogo que, desde distintos sectores, se le ha criticado al gobierno kirchnerista.
Quedará por develar el misterio acerca de cómo y por qué llegó esa carta a las manos de la Presidenta. También, si algún funcionario de la Nunciatura no pudo haberse tomado alguna prerrogativa para la cual no estaba debidamente autorizado, como se intentaría insinuar desde el gobierno argentino. Finalmente, una hipótesis mucho más arriesgada sería que, sobre la marcha, alguien en la Santa Sede -o hasta el mismo Francisco- hubiera advertido que el texto de la misiva oficial con la cual el Papa saludaría a los argentinos en su fecha patria no era el más apropiado. Pero esto último equivaldría a desconfiar de la palabra del propio responsable de protocolo del Vaticano: implicaría que no hubo "un artista que hizo un collage", sino un redactor aficionado en la Nunciatura que no interpretó cabalmente lo que el Papa hubiera querido decirles a sus compatriotas".
Laborda, hoy, también le echa la culpa a Karcher (el de la mala leche): "Hay que reconocerlo. Las idas y venidas que provocó la supuesta carta trucha del papa Francisco a la presidenta Cristina Kirchner derivaron en un escándalo, pero el papelón no fue del gobierno argentino.
Fue un verdadero papelón diplomático, cuya responsabilidad le compete a un funcionario de la Santa Sede que habría actuado irresponsablemente al apresurarse a descalificar y desmentir una epístola papal que era auténtica, más allá de cualquier sospecha. Constituyó también una lección para este periodista, que -dejándose llevar por la contundencia de los primeros dichos del secretario de protocolo del Vaticano, Guillermo Karcher- cometió un serio error al adjudicar el papelón a la Presidencia de la Nación, en la columna publicada ayer en la edición impresa, por el que le corresponde disculparse ante lectores y funcionarios.
Aunque la intención de la Nunciatura es dar vuelta la página y dar por cerrada la polémica, ésta sigue alimentando varios enigmas y no pocas sospechas sobre la existencia de alguna pugna interna en el Vaticano sobre las relaciones con el gobierno argentino.
El mayor interrogante es qué motivos tuvo realmente Karcher para desmentir, con términos tan rotundos como inapropiados en un responsable de protocolo del Vaticano, la existencia de la carta, tildarla de "trucha", de haber sido hecha con "mala leche" y adjudicarla a "un artista que hizo un collage". No menos extraño es que Karcher dijera posteriormente, en diálogo con la corresponsal de LA NACION en Italia, que confirmó que se trataba de una misiva falsa con el secretario personal de Francisco, el padre Fabián Pedacchio, y que éste consultó al Papa. Por si esto fuera poco, señaló que el Pontífice se quedó "atónito" al enterarse de esta cuestión y aseguró en su cuenta de Facebook: "Carta trucha! Con el Papa no se juega!!!"".
Descorazonador, ¿no?
El abatido Laborda, por lo menos, es arropado por el cacerolo golpeador de puertas Obarrio (especialista en ser desmentido por el Papa), las bromas bolud*s del Opus Dei y el católico militante De Vedia, además de un intento de explicación de la empresa paraperiodística que resulta entrañable. Simulando que le preocupa su credibilidad, La Nación pide desviar la atención a temas mucho más importantes: "El episodio deja varias conclusiones: nunca para un diario como LA NACION es grato haber informado desde su portada un hecho que, a la postre, resultó inexistente, pese a haber sido vehículo involuntario de esta confusión gestada en Roma.
Veinticuatro horas después, el equívoco parece un insólito malentendido en la sofisticada diplomacia vaticana, enfocada en estos días en temas más trascendentales, como la visita de Francisco a Tierra Santa".
Mientras tanto, los de Perfil los dejaron solos a sus secuaces. Apenas si reflejan la repercusión del incidente en medios italianos y un artículo en contra de Karcher, pero ninguna de sus plumas ilustres se anima a reírse de sus compañeros de tropelías...
Es que los de Perfil esos sí que están en temas más importantes: "EDITORIAL PERFIL INFORMÓ A LA AFSCA SU VOLUNTAD DE ADQUIRIR SIETE SEÑALES DEL GRUPO CLARÍN".
Ajá, mírenlo a Fonte, el nuevo testaferro de Magnetto.
¿Quién hubiera dicho, no?
Más:
Una clase de periodismo
La Nación sabía que la carta del Papa a Cristina era verdadera

viernes, 23 de mayo de 2014

UNRC, "la universidad más sorprendente del país", de la tragedia con multinacionales, al No a Monsanto y La Alumbrera

"(...) Diciembre 5, 2007. El GIDPO (Grupo de Investigación y Desarrollo de Productos Oleaginosos) trabaja en la Planta Piloto de la Universidad Nacional de Río Cuarto (Córdoba) a ritmo de taylorismo y cuarteto en experimentos con dos corporaciones sinuosas, la multinacional De Smet, con el apoyo de la gigantesca Aceitera General Deheza (AGD). Objetivo: acelerar los tiempos de extracción y elaboración del aceite de soja. Los experimentos incluyen el uso de 13 tambores de 200 litros cada uno: 2.600 litros de hexano.
Hay un derrame y olor a hexano, un gas volátil e inflamable que se enciende con la llama de un dispositivo llamado autoclave. El fuego vuelve hacia los tambores, y los hace estallar. Uno a uno.
Son las 10 de la mañana de un miércoles de sol, 22 grados, 13 explosiones, nubarrones negros de monóxido. Y fuego, y gritos, y sirenas. Hay 24 heridos. Mueren cinco docentes y un estudiante. “Ese día estallamos todos”, dice hoy Marisa Villaverde, docente de Agronomía. Tras el shock inicial, las lágrimas, el duelo y el trauma ante lo que un sabio llamaba muerte anunciada, mucha gente de la UNRC pareció verse impulsada a investigar un par de tecnologías nuevas:
1) ¿Cómo darle sentido a lo ocurrido?
2) ¿Cómo pensar y actuar en asuntos tan laberínticos como el conocimiento, el trabajo, el mundo que nos rodea y la vida?
Muchas cosas pasaron en estos últimos seis años y medio, 2.350 días de mutaciones y novedades que convierten a Río Cuarto en la universidad más sorprendente del país:
1. Fue la primera universidad argentina que rechazó los fondos de Minera Alumbrera, por su oposición a esa industria extractiva.
2. Participa como un integrante más en la Asamblea Río Cuarto sin Agrotóxicos.
3. Las resoluciones del Consejo Superior fueron cruciales para que el intendente de Río Cuarto rechazara la instalación en la ciudad de la semillera, glifosatera & afines Monsanto.
4. Creó dos observatorios: Conflictos Socio Ambientales, y Derechos Humanos.
5. Impulsa proyectos agroecológicos en la región y cuestiona el modelo de agronegocios. Investiga los efectos de los agrotóxicos en humanos.
6. Está democratizando su vida interna, y creó un Consejo Social para que desde la comunidad se sugieran líneas de investigación referidas a ciencia, innovación y tecnologías sustentables.
7. Por reglamento, a la bandera nacional agrega la de los pueblos originarios. Esas medidas parecen reflejar ciertos debates sobre cómo se construye conocimiento, cuál es el rol de la universidad, y qué significa el poder, entre otros enigmas.
Se viene el estallido
“Hijos de puta, les dije que esto iba a pasar, que íbamos a volar todos. Por qué carajo vine”. Esas fueron las palabras de la ingeniera Liliana Giacomelli. Se las dijo a su cuñada, Viviana Ceballos, técnica del área de salud de la UNRC (Universidad Nacional de Río Cuarto), cuando la subían a la ambulancia tras el estallido de la Planta Piloto aquel día de 2007.
El marido de Liliana, el doctor en Química Claudio Ceballos, se había tirado por la ventana desde 3 metros y medio de altura para escapar del incendio, y pudo entrar en la ambulancia para acompañar a su esposa: “No la reconocí, por las quemaduras que tenía”. Era la única ambulancia que había llegado, y habían cargado allí a otras cuatro víctimas. Claudio: “Tengo grabados los gritos, las imágenes, hasta el olor”. Olor a hexano, un solvente de aroma empetrolado. Olor a cosas quemadas, y a cuerpos quemados. “Ese viaje fue eterno”, dice Claudio. Liliana murió dos días después.
En la misma ambulancia llevaban a Juan Politano, 21 años, estudiante de ingeniería química y asistente en el proyecto. Fue quien intentó detener el derrame con una especie de aspiradora formada por una manguera corrugada y un extractor, bajo la mirada del director del GIDPO, ingeniero Miguel Mattea. Ante la explosión, Juan intentó entrar a rescatar gente, pero allí flotaba el monóxido de carbono que invadió sus pulmones. El fuego quemó el 85% de su cuerpo. Murió al día siguiente. Las otras cuatro víctimas fatales fueron Mattea, la ingeniera Gladys Baralla y los ingenieros Carlos Ravera y Damián Cardarelli.
Situación previa para comprender este breve curso de corporativismo explícito: los que intervenían en el proyecto no habían sido capacitados para la manipulación de esa substancia, y menos esa cantidad (2.600 litros), 10 veces superior al máximo reglamentado por ley para un lugar como la Planta Piloto. No había extintores ni instalaciones eléctricas contra incendios. Todo se hacía en medio de artefactos con llamas expuestas, incluso calefones. No había planes de evacuación o emergencia. Un cúmulo de bombas de tiempo similares ocupa unas 50 de las 251 fojas de la sentencia.
Breve adivinanza: ¿Qué instalación funcionaba enfrente, a 25 metros del lugar donde se manipulaban los tambores de hexano?
Respuesta: el jardín maternal de la UNRC.
Ceballos: “Liliana y yo trabajábamos en el edificio, pero habíamos renunciado al GIDPO por diferencias. La tentación de hacer cosas con la industria crecía demasiado, sin mirar lo que podía ocurrir. Además, se tomaban decisiones sin consultar al grupo, y por eso decidimos abrirnos”.
Héctor Politano, el padre del estudiante muerto: “Juan me contó que lo que hacían era secreto, que le pedían que no comentara nada, y que trabajaban a veces de noche, cuando no había gente en la Planta”.
El proyecto había comenzado 20 días antes del estallido, sus características fueron siempre ocultadas a los otros docentes e investigadores que trabajaban en el edificio. Ceballos: “Decían que era una gran empresa que estaba a cargo de todo. Liliana y muchos otros colegas les advertimos que lo que se estaba haciendo parecía peligroso y sin recaudos, sin saber que la realidad era mucho peor, por el volumen de hexano y la precariedad de las instalaciones”. Como De Smet no tenía autorización para el manejo del hexano, solicitó colaboración a su clienta, la Aceitera General Deheza que, como Bunge y Noble, entre otras citadas en la sentencia, son empresas tamaño XL que compran luego a De Smet estos desarrollos tecnológicos.
(...)
Otra breve adivinanza: ¿Cuánto iba a pagar De Smet a la Fundación de la UNRC por el desarrollo de obtención de aceite de soja que luego vendería a las multinacionales aceiteras? Respuesta: 10.000 pesos.
Claudio Ceballos: “La cifra es irrisoria, pero encima lo que veías en la Planta era chatarra, mangueras de plástico a veces atadas con alambre, cosas precarias que no valían ni siquiera los 10.000 pesos”.
(...)
Rechazar plata minera
Cuando estalló la Planta Piloto, las autoridades de la universidad y sus cinco facultades actuaron según un protocolo habitual en estos casos: se esfumaron. “Nadie daba la cara, nadie convocaba, nadie informaba, estábamos todos en estado de shock”, cuenta Marcelo Ruiz, actual rector de la UNRC, que en aquel momento era secretario general de lo que por carambola lleva la sigla AGD: Asociación Gremial Docente. “Lo primero que apareció fue la autoconvocatoria de la gente, docentes, no docentes, estudiantes, un estado de asambleas que llegaron a tener 3.000 personas, que se expandió a la ciudad de Río Cuarto. Asambleas que permitieron poner en palabras lo que todos estábamos sintiendo, contenernos colectivamente. Y fue el sindicato el que tomó las riendas de la cuestión”. Ruiz cumplió su mandato en AGD, se doctoró en Matemáticas y, en 2011, llegó al rectorado con la Corriente Nueva Universidad.
Adrián Ávalos, no docente (ATE) y elegido consejero superior por sus pares: “Ganamos por medio voto. Pero claro, ves a las universidades grandes, todas llenas de banderas rojas, la revolución, las pegatinas, la izquierda, el peronismo, pero cuando sacás lo simbólico, el contenido es poco. Acá con 3 ó 4 cuestiones hacés cosas que impactan en serio, porque también hay una discusión sobre lo que nos importa la formalidad: si dice algo el secretario general de un gremio, no le dan bola. Pero lo dice el rector o el Consejo Superior, y le hacen reverencias”.
Ejemplo frente al tema minero: el Consejo Superior al rechazar definitivamente los fondos que le corresponden de Minera Alumbrera, solicita al Estado Nacional “la nacionalización de los recursos naturales renovables y no renovables, profundizando el proceso de recuperación de la soberanía nacional”, considera esos recursos parte del bien común, y propone que su uso sea regulado de acuerdo a lo que planteen las comunidades. Resuelve: “Dar apoyatura a todas aquellas comunidades del país que consideren ser afectadas en sus derechos colectivos e individuales por la actividad extractivista, reafirmando los principios y conceptos de justicia ambiental y social”. El Consejo Superior está formado por rector, decanos de las 5 facultades de la UNRC, 6 estudiantes, 10 docentes, 2 no docentes y 2 graduados.
¿Se puede vivir sin la plata de La Alumbrera? Marcelo Ruiz transparenta números: “Los fondos son de aproximadamente 1 millón por año. La Universidad recibe para gastos de mantenimiento (sin contar los salarios) unos 40 millones de pesos. Pero pusimos un equipo a trabajar para conseguir diversos programas ministeriales con los que se ha hecho una nueva Planta Piloto, un canal web, el nodo para incorporarnos a la red de fibra óptica, profesorados en distintas localidades para que la Universidad salga al territorio. Esos programas implican unos 15 millones anuales”.
Minera Alumbrera, por ley, destina parte de sus fondos a las universidades (idea de su descubridor, Abel Peirano, cuando pensó que la minería era un tema nacional al que había que sacarle algún provecho educativo y no el modelo trasnacional y extractivo que se observa en estos tiempos). Cuenta Ruiz: “Durante meses se discutió si cobrar esos fondos y donarlos para beneficencia, o para investigar los efectos nocivos de la megaminería. Pero se los rechazó plateando que el problema no es de presupuesto. Por ejemplo, nos dan 500 por ciento más de presupuesto, como ocurre. Pero con eso ¿se revierte la lógica neoliberal, o se la refuerza? En todo caso lo que se planteó es que el rechazo era por un posicionamiento ético y político”.
Además de la resolución, la UNRC realizó una minuciosa investigación científica sobre el Famatina (La Rioja), que demuestra que esa zona amenazada por las mineras posee más biodiversidad que el Nahuel Huapi.
Agroecología o Monsanto
Hay que imaginar un mapa cordobés erizado de marcadores que señalan territorios en disputa. Esa es la cartografía del Observatorio de Conflictos Socio Ambientales creado por la UNRC encabezado por Nelso Doffo, geólogo. “Soy una mosca en la leche, un geólogo que critica la megaminería. Pero el problema real es que el extractivismo de cualquier tipo es cuestionable justamente desde un punto de vista científico. Lo que intentamos es una suerte de diálogo entre los conocimientos científicos rigurosos y académicos, reconociendo a la vez la lucha social de las comunidades en los territorios, de los trabajadores en el campo, que no suele ser donde se buscan normalmente elementos de verdad. Para nosotros no alcanza la legitimidad académica, tenemos que agregarle legitimidad social”.
Frente a un caso testigo como la instalación de Monsanto en Córdoba, la UNRC apoyó la resistencia de los vecinos en la localidad de Malvinas Argentinas, y sus resoluciones fueron parte de los argumentos utilizados por el intendente radical Juan Jure para prohibir la instalación en la ciudad de una planta de experimentación con semillas, “en defensa de la paz social”. Para Doffo, es la confirmación de que se están valorando los elementos de impacto social, y no sólo ambiental.
Frente al modelo sojero, además, a través de la Secretaria de Extensión Universitaria, la UNRC forma parte de la Asamblea Río Cuarto sin Agrotóxicos. Impulsa proyectos de agricultura familiar a través de su vicerrector, el agrónomo Javier Salminis, y el Centro Cultural Agroecológico que capacita y estimula experiencias agrícolas que no utilizan venenos. El agrónomo Pablo Martínez: “No va a quedar otra que recurrir a una nueva matriz de producción agraria por la contaminación, la erosión, los costos de combustible y la necesidad de generar una alimentación sana. Hay experiencias cada vez mayores: Argentina ya es uno de los primeros exportadores mundiales de productos orgánicos, lo que implica que se puede producir a gran escala”. Lo orgánico se ha transformado en un nicho de mercado caro (por eso la exportación), pero lo agroecológico es lo mismo, con posibilidades de acceso a toda la población. Alberto Arguello: “La agroecología nos muestra en la práctica que hay otra posibilidad, que no hay que quedarse en el pensamiento abismal, ese que te dice que no hay nada más allá”.
Narcos & afines
Frente a la violencia institucional, la UNRC creó el Observatorio de Derechos Humanos, que coordina el periodista y docente Hernán Vaca Narvaja, siempre ligado al tema. La dictadura hizo desaparecer a su abuelo y fusiló a su padre en la penitenciaría de Córdoba: “El Observatorio trasciende la revisión del tema de derechos humanos durante la dictadura, aunque obviamente apoyamos todo el proceso de memoria, verdad y justicia. Pero nos volcamos a los actuales temas de abuso policial y judicial: tenemos uno de los peores poderes judiciales del país, como se vio en el caso del asesinato de Nora Dalmasso”. El propio Hernán es el único condenado del caso, por publicar notas, mientras el crimen sigue impune.
“La idea es que la universidad tiene que ser un actor social protagónico de lo que ocurre en la región. Por eso denunciamos también la situación del Código de Faltas por el cual la policía te puede detener sin razón, por merodeo, y la misma policía te juzga y te condena. Es absolutamente inconstitucional, una forma de control social y de discriminación contra jóvenes de zonas vulnerables, que ha provocado la Marcha de la Gorra, que se hace todos los años y es cada vez más masiva. Hay un fracaso de la política del gobernador De La Sota de darle más poder a esta policía, que estalló”.
Tercera adivinanza: ¿quién terminó detenido por su vinculación con el narcotráfico?
Respuesta: el jefe de Drogas Peligrosas.
Volviendo a la UNRC, para Vaca Narvaja “lo que pasa en esta universidad es inédito, una apertura que la saca de la burbuja académica y democratiza la vida interna”.
Quedan temas pendientes, como los propios programas de carreras como Agronomía, que no han sido tocados y responden al modelo que la UNRC discute. “En todo caso se trata de abrir espacios para que esas cosas puedan empezar a debatirse”.
Teoría sobre el poder
El rector Marcelo Ruiz, 44 años, ha podido combinar la serena belleza de las Matemáticas, con las agitaciones de toda la vida: Juventud Peronista en la universidad, algún paso por los comienzos de Proyecto Sur, las ideas de apertura y libertad sindical de la CTA con su gremio. “Como decía John William Cooke, me siento peronista en lo político y marxista en lo ideológico”. Otros conceptos: “Queremos entablar debates con densidad con respecto al modelo económico, y darles pertinencia académica. La perspectiva extractivista y desarrollista es antagónica a toda construcción democrática. Desestructura a los sujetos sociales de tal modo, que a la larga termina destruyendo a todo gobierno que tenga algo de vocación popular, como ya pasó en Paraguay. Es un modelo consustancial a la concentración de poder”.
Esas posiciones lo acercan al movimiento asambleario que crece en distintas provincias. ¿Y el gobierno nacional? “Creo que hay debates en sectores del kirchnerismo más interesante, al que me siento afín, conozco sus vidas, sé que no están simulando. Me refiero a grupos que buscan la democratización judicial, trabajan en temas educativos, culturales, con el campesinado, en ciencia y tecnología pero opuestos al extractivismo. Me obsesiona el tema de si existen límites de época. ¿Existen? No lo pregunto desde el pesimismo. En todo caso, creo que hay que trabajar para correr los límites de la época con inteligencia,
astucia, mucho trabajo y con las organizaciones sociales”.
La UNRC tiene mecanismo de elección directa de las autoridades (con participación y representatividad infinitamente mayor a la UBA, entre otras), está terminando con los contratos, tercerizaciones y otros mecanismos de precarización de docentes y no docentes, y creó un Consejo Social (con 10 representantes de organizaciones vecinales y barriales) que funciona proponiendo al Consejo Superior las líneas de investigación y proyectos que debe encarar la Universidad. Ruiz: “No somos la casa de altos estudios ni el faro de la cultura, sino una institución educativa. Hay disciplinas con una lógica que debe darse en la
universidad. Pero hay saberes sobre la realidad que no están en las academias. Las madres que hoy pelean contra policías y narcos para que sus hijos salgan de la droga, son las intelectuales de esta época. Lo que rechazamos es el riesgo de un progresismo fácil que utiliza al otro como objeto de estudio, y nunca como compañero de una construcción común”.
¿El cúmulo de cambios, conflictos, alianzas, políticas, debates sobre lo público, lo económico, lo ético y sobre cómo gestionar, implica una forma de pensar el poder?
Marcos Ocampo, asesor letrado de la UNRC, cree que en los debates sobre la injusticia y la desigualdad hubo hipótesis de izquierda clásica (la toma del poder) y otras autonomistas (cambiar el mundo sin tomar el poder). Pero de la charla sobre cómo se maneja la UNRC surge otro concepto: abrir el poder y repartirlo. “Relajar controles burocráticos para no estar concentrando justamente modos de control, y buscar abrir y dar discusiones que permitan ganar fuerza social, legitimidad, no aparato, y poder real para tomar las decisiones colectivamente en lo interno, y también con el resto de la comunidad”.
Estos temas son los que aparecen cuando se charla de educación pública, y de cómo pensar la vida para que las tragedias no sean las que nos despierten".
Fuente:

jueves, 22 de mayo de 2014

La Carta Abierta del FAUNEN

El viernes 9, Marga Stolbizer fue electa presidenta.
De GEN. Su partido.
Ese día y el posterior, se reunieron en Mar del Plata los intelectuales que apoyan al FAUNEN: Agustín Salvia, Alberto Forigh, Juan Gabriel Tokatlian, Tomás Bulat (que ayer anduvo por Río Cuarto, asegurando que el gobierno nacional "sólo quiere llegar al 2015"), Mariel Fornoni, Facundo Manes (el cirujano radical de CFK), junto a Binner, Marga y "Jerry" Milman.
Pero las estrellas centrales fueron los columnistas de La Nación Beatriz Sarlo y Alejandro Katz.
Katz se preguntó si se puede pensar la política en izquierdas y derechas o es entre república y populismo. "De eso dependerán no sólo las alianzas electorales sino también el contenido político", afirmó, para luego asegurar que, sin embargo, para él "el gran drama de la Argentina es la desigualdad, que es propia de las sociedades oligárquicas: no una sociedad de élites, sino una sociedad gobernada por una pequeña minoría que defiende su riqueza".
Katz también tuvo tiempo para criticar a los que ponen el acento en las instituciones porque olvidan "el día 2, donde hay que bajar el IVA a los productos básicos", y para apoyar la moción de la tía Bety de que el próximo gobierno convoque a una CONADEP de la corrupción, a pesar de que el Frente que integran y/o apoyan tiene entre sus filas a Oscar Aguad.
Sarlo se quejó de la contradicción de ser un "movimiento de presente progresista" y pensar que es posible una alianza con movimientos de derecha, dichos que le valieron un cerrado aplauso de los margaritos presentes.
"Hay dos tipos de coaliciones: el Frente Amplio Unen, que es ideológicamente trabajada. Los que dicen que no hay izquierdas ni derechas es porque son de derecha. Nuestro motor de transformación debe ser la igualdad", arengó, para completar: "Otro tipo de coaliciones lo vemos en Alemania: después de que se vota, de que se contaron las costillas, ahí se ve si hay mayorías parlamentarias para votar las leyes, pero esto es después del voto. Pero tenemos países inverosímiles como éste, donde se discute la segunda vuelta antes de las primarias. ¡De esto no hay antecedentes en el mundo!".
"Cualquier elección se puede ganar o perder, pero los progresistas nos tenemos que afianzar. Veamos el Frente Amplio en Uruguay, Lula en Brasil, Miterrand en Francia. La política es velocidad y capacidad de no ser esclavo del tiempo. Ojalá haya elecciones victoriosas dentro de 15 meses. Pero que no sea sin principios", se esperanzó.
"Es necesario una fuerza política muy poderosa que rechace los acuerdos baratos, que revea el sistema impositivo argentino para que la distribución no sea mediante subsidios y planes sociales, y que piense en una reforma del Estado", reclamó. "El Estado está colonizado por capas de empleados que la política ha dejado desde 1983. A esto lo tiene que llevar a cabo un partido que pueda sentirse moralmente autorizado a negociar con los sindicatos", amplió.
Al final, terminó elogiando a Suar por su frase "Cristina es una actriz de Pol-Ka", criticó la bajada del cuadro de Videla ("Otra cosa fue juzgar a los represores en el 85") y se permitió un sincericidio culposamente negado: "Ante el discurso del kirchnerismo que ha seducido a los sectores medios, ¿qué hacemos? Sólo que se corte el consumo de manera drástica, que uno no puede desear. ¿Qué dice uno a la mañana cuando se levanta de mal humor? 'Ojalá que no te puedas ir nunca más a Mar del Plata y ahora me vas a contar si la votás o no'. Pero eso uno no lo puede desear...".
Este martes, la tía Bety estuvo en TN advirtiendo a la sociedad argentina de que "si no gana UNEN, vamos a tener peronismo". Quizás adhiera a la Pato Bullrich, en aquel histórico discurso en la Cámara de Diputados, prometiendo una nueva Alianza, "un gobierno de los honestos". Y que esa vez va a salir bien. Sarlo, que fue asesora de su elogiada Fernández Meijide, pero que no pudo llegar a integrar el último rejunte moral del siglo XX argentino.