jueves, 17 de diciembre de 2015

Amanece en el país normal de la devaluación

Total Normalidad: los asalariados (trabajadores y jubilados) transfieren millones a los sectores dolarizados, que hoy tendrán su panacea y jugarán a la timba con los bolsillos de millones de argentinos.
El macrismo anoche inició su batalla cultural en lo de Susana. "Presidente Mau", le dispensó Su, al lado de La Tota, en un revival doloroso y dantesco. El mismo día que en La Nación aparecía la primera lista negra de artistas.
Dudé de decirle a Marina que Prat Gay había anunciado la apertura de las importaciones: las telas importadas serán un duro rival para su incipiente microemprendimiento de bolsas ecológicas. Pero les daremos batalla. Como siempre.
Hoy se junta gente en algunas plazas del país para defender la ley de Medios: parece tan poco ante el vendaval de anuncios económicos en  favor de los más poderosos, pero a la vez, mucho como lugar de encuentro y contención.
La casa propia se aleja, las cooperativas son echadas, comienzan los despidos de a miles, un nuevo error de carga amenaza con bajar la inversión educativa y eliminar las escuelas técnicas.
Pero hay Total Normalidad.
De esa que puede llegar a enfermarte. A no preocuparse: el lomo de Etchevehere resiste todo.
Total Normalidad: los silos bolsas, a punto de desaparecer, sonríen por la eliminación de las retenciones y la unificación del tipo de cambio para arriba.
Sinceramiento de las variables, que le dicen. Con reacomodamiento de precios.
El fin del cepo le llaman a lo que es una devaluación.
Pero siempre estará La Yegua y la herencia recibida para justificar todo.
Y si no es suficiente, el escándalo del día o Boudou alcanzarán para adormecer a los ignorantes (Charly dixit). Hasta una Hebe en cárcel, ¿por qué no?
Mientras tanto, el #RelatoPRO te dice un día que no hay más dólares porque los K se los robaron todos, y al otro, te incita: "Vení, pibe, comprá, que tenemos de sobra".
La UCR aplaude la designación a dedo de dos jueces de la Corte Suprema y luego aplaude la marcha atrás de Macri ante las críticas recibidas. Los nuevos aplaudidores.
Total Normalidad, hoy, cuando los encargados del #RelatoPRO contarán la alegría de la gente al ver el dólar bien alto, como los alimentos. Todo bien alto. La alegría de poder comprar dólares de centenares. Millones se sentirán más libres. Más pobres, pero sinceros.
La devaluación no será televisada. Sino, estarán los bloqueos de sitios web incómodos o el corte de luz del ex CEO de Shell.
Total Normalidad, rumbo a las fiestas. Hasta sin inseguridad (excepto los de la Tupac, que andan haciendo atentados contra los gendarmes de Pato, acusará el #RelatoPRO).
Mientras tipeo, Marina duerme, luego de una larga jornada de trabajo.
No sabe que ayer a la tarde, con las chicas, nos pusimos a escuchar una tonta canción que nos decía: "Después del tiempo que he perdido, en aventuras sin sentido, me siento solo y a la vez perdido...".

2 comentarios:

Michael Madison dijo...

Pintada, no vacía:
Pintada está mi casa
Del color de las grandes
Pasiones y desgracias.

Regresará del llanto
Adonde fue llevada
Con su desierta mesa,
Con su ruinosa cama.

Florecerán los besos
Sobre las almohadas.

Y en torno de los cuerpos
Elevará la sábana
Su intensa enredadera
Nocturna, perfumada.

El odio se amortigua
Detrás de la ventana.

Será la garra suave.

Dejadme la esperanza.


(Canción última, Miguel Hernández)

Unknown dijo...

Es una mentira esto de "40% de devaluacion".

Si el gobierno decia que el dolar estaba a 12 pesos, pero no era posible acceder a ellos, entonces no estaba a 12. Asi de sencillo. La equivalencia esta hecha justamente para saber cuanto cuesta acceder al mismo. Si no se puede acceder, entonces era un valor falso.

Por lo cual, el valor real era de 15 pesos.

Publicar un comentario en la entrada